Nuevamente nuestros flamantes diputados nos han sorprendido con sus decisiones sabias y estudiadas, que tanto afectan a nuestro país y muy directamente a cada uno de nosotros los mexicanos.

Como si fuese un cuento de hadas en donde el dinero aparece y desaparece de las arcas de la nación como por arte de magia, los diputados se auto-otorgaron un bono navideño que ellos llamaron por concepto de “gastos de gestión”.

La cantidad de $ 150 mil pesos que se otorgaron, es realmente ofensiva cuando el salario mínimo lo han subido tan solo $ 4.00 (cuatro pesos).

Lo más relevante y de llamar la atención, es la negativa de ellos de no aceptar devolver el bono es decir “lo caído caído”, aún cuando sus dirigentes de partido se esfuerzan por engañarnos (perdón era convencernos) de que la manera de actuar de los partidos políticos ha cambiado y que ahora luchan por erradicar los actos de #Corrupción.

Anuncios
Anuncios

Y pensar que los diputados se supone, son “nuestros empleados” a los cuales la ciudadanía eligió a algunos por voto popular.

Una burla y descaro total el que realiza nuestra clase #Política mientras el pueblo se sigue partiendo el lomo para tratar de sobrevivir a los embates que nos propinan todos los días.