El gobierno mexicano gusta de colocarse entre la espada y la pared, por un lado pierde el apoyo popular dejando que la corrupción generalizada se infiltre en las estructuras gubernamentales de todos los niveles, a través de los años y por varios sexenios. En beneficio personal han desmantelado gran parte del patrimonio nacional, en consecuencia contamos con una plataforma de 2.4 millones de desempleados (podrían ser más pero el gobierno incorporó a hacienda a cientos de miles de trabajadores informales, ahora personas económicamente activas) más los 7 millones de jóvenes ninis, (ni estudian por falta de recursos, ni trabajan por falta de infraestructura), nuestro país tiene a 9.4 millones de personas con urgencia de trabajar.

El nuevo presidente de USA #Donald Trump firmó un decreto para construir un ridículo muro, con el pretexto de cobrárselo a México, ya había anticipado que si méxico no lo pagaba lo cobraría con una guerra, que en realidad es lo que buscan ambos gobiernos para tener control sobre los comicios del 2018. Por eso el muro y sus consecuencias tienen prioridad, por eso desde antes dejaron que la milicia norteamericana se instalara en puebla, nuestro ejército ante estas circunstancias poco puede hacer. Los norteamericanos están pendientes de todos sus movimientos, conocen el arsenal mexicano, gran parte de este armamento fue comprado a USA.

Si el Gobierno mexicano es inteligente debe suspender la compra de armamento a USA, expulsar las Bases Militares norteamericanas de nuestro país, el dinero que no se use para compra de armamento, dedicarlo para elaborar etanol anhidro, que es combustible derivado de caña de azúcar o sorgo, alargar las fechas para que los distribuidores norteamericanos no vendan sus gasolinas en México y permitir la instalación de distribuidoras de etanol anhidro. ¿El presupuesto? En su sexenio, Vicente Fox, sobrevivió con 19 mil millones de pesos anuales destinados a seguridad nacional, Peña Nieto gasta 154 mil millones anuales para el mismo concepto.

¿Por qué etanol anhidro? Porque es más barato, cuesta 13 pesos el litro en promedio, tiene mayor octanaje (hasta 113 octanos) aunque debe mezclarse con la gasolina normal, 85% de etanol y 15% de gasolina normal, deja limpios los inyectores, proporciona mayor duración de vida a los motores y contamina un 80% menos. Por si fuera poco, por cada estación de servicio de etanol anhidro se crean 70 fuentes de trabajo permanentes, 50 de ellas para campesinos que siembran y cosechan la caña de azúcar o el sorgo.

De acuerdo con la sabiduría milenaria de grandes culturas, estar cerca de lo sencillo y natural es ganar la verdadera riqueza y prosperidad, la naturaleza tal y como está concebida nos proporciona mayor longevidad. Por otro lado, acercarse a una vida de lujos, grandes casinos, el consumismo compulsivo, fomentando las modas, autos de lujo, el alcohol, las drogas, usar a la mujer como objeto sexual y vivir al estilo norteamericano, es desorientarse sin saber dónde empieza el bien y dónde empieza el mal. Es perder el rumbo, como el niño asesino de Monterrey, teniéndolo todo pero confundido, no buscaba una mejor calidad de vida.

México debe aprovechar de mejor manera su riqueza, sus recursos marítimos y naturales que ofrecen grandes expectativas de desarrollo. Pero nuestros gobernantes, para seguir llenando sus bolsillos, pensarán en una guerra convencional donde prefieren el exterminio de desempleados, pedirán la unidad nacional de todos los sectores del país contra el muro de Trump. #oxifuel #corrupción del gobierno mexicano