Aumentan las tensiones entre Estados Unidos y México. El presidente mexicano #Enrique Peña Nieto estaba listo para viajar a la ciudad de Washington. Allí se encontraría con el presidente norteamericano #Donald Trump el 31 de enero. Sin embargo, bastó un tweet para mandar al aire todos los programas: “Si #México no tiene intensiones de pagar el Muro, entonces es mejor que su presidente se quede en casa”, escribió el magnate. Pocos minutos después, Peña Nieto canceló el viaje: “Pretendemos respeto e igualmente no pagaremos nosotros el Muro", declaró.

Y entonces, ¿quién pagará el Muro en la frontera?

Luego de algunas horas, Trump declaró que fijará un nuevo impuesto del 20 por ciento para todas aquellas importaciones que lleguen desde México.

Anuncios
Anuncios

De ese modo, se reunirá el dinero necesario para construir el Muro. Según los primeros cálculos, la edificación de 3,200 kilómetros en la frontera costará alrededor de 15,000 millones de dólares.

Quién pierde y quién gana con estas tensiones

No sólo la economía mexicana se verá afectada con estos nuevos impuestos anunciados por Trump. Según la página de análisis económica Business Insider, la medida tendrá efectos negativos en la economía norteamericana. “Los planes de Trump de financiar el Muro golpearán a la industria de los automóviles en Estados Unidos como una tonelada de ladrillos”, declaró Lee Branstetter, profesor de Economía y Política al Carnegie Mellon. “Las consecuencias para los trabajadores estadounidenses y para los negocios en Norteamérica serán inmediatos”, explicó. Y es que en los últimos seis años, los productores de autos norteamericanos han invertido más de 24,000 millones de dólares en la industria mexicana.

Anuncios

Una cifra que es necesario considerar.

Como el 11 de septiembre de 2001

Las consecuencias de un cierre de la frontera entre México y Estados Unidos podrían crear un clima similar al de los atentados del 11 de septiembre. Según un reporte del Peterson Institute of International Economics “la mejor analogía es la situación que se vivió durante el ataque a las Torres Gemelas, cuando el gobierno norteamericano cerró la frontera con México, cortando las cadenas de abastecimiento y obligando al cierre de varias fábricas de ensamblaje de autos en Estados Unidos por una semana. La angustia en Detroit obligó a la administración federal a revisar la medida. En este caso, la decisión de Trump podría ser más dramática".

El tema de la seguridad

Un artículo publicado por la página Bloomberg asegura que Trump, como buen negociador, apostó de más sobre México y el tema del Muro. No obstante, el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray también es un hombres de negocios: “Sabe de negociaciones… Además tiene buenas relaciones con Trump, (quien ha dicho que es un ‘hombre maravilloso’) y con su asesor Jared Kushner.

Anuncios

Y hay algo más, una carta que todavía se puede jugar en las conversaciones - y que nadie ha mencionado hasta ahora - es el tema de la seguridad”.

Videgaray dijo en una entrevista a Televisa que su estrategia se basará en ese aspecto: “Esta no puede ser una negociación exclusivamente de temas comerciales…. Hay muchas áreas en las que Estados Unidos necesita la colaboración con México, como por ejemplo en seguridad y inmigración”. Si México pone fin a la cooperación con Estados Unidos, la guerra contro el narcotráfico y contra el terrorismo, llevarán todas las de perder.