El sábado fue un día ajetreado dentro de las redes sociales después de que el presidente electo de los Estados Unidos, Donald Trump, anunciara su decisión de no permitir la entrada durante los próximos tres meses a personas musulmanas procedentes Irak, Sudán, Irán, Somalia, Yemen, Libia y Siria; las reacciones no se dejaron esperar.

Taxistas en Nueva York

Fueron los #Taxistas en la ciudad de Nueva York, uno de los sectores que decidieron responder con un paro de labores en el aeropuerto de la ciudad durante una hora (de 6 a 7pm). La compañía #UBER, en respuesta decidió bajar sus tarifas y quitar las cuotas “dinámicas”. Sin embargo, esta reacción fue muy mal recibida por los tuiteros, quienes la tomaron como una oportunidad desleal que aprovechó Uber para sacar dinero e invitaron con cientos de tuits a todos sus usuarios a eliminar la app de sus teléfonos.

Anuncios
Anuncios

Fue entonces que lanzaron en las redes sociales el #DeleteUber acompañado de noticias en contra de la compañía e imágenes donde se podía ver cómo los usuarios borraban la aplicación de su teléfono móvil. Esta tendencia llegó a durar aproximadamente siete horas.

Respuesta al boicot

Más tarde, el presidente de Uber, Travi Kalanick, publicó un comunicado en donde, así como otras empresas estadounidenses como Apple, Facebook y Twitter, dio a conocer su postura en contra del “injusto y equivocado”, veto de Trump; y explicó que su intención no había sido desestimar la protesta de los taxistas; de igual forma indicó que darían asistencia legal a sus conductores afectados.

El boicot en redes hacia la compañía de transporte privado con el #DeleteUber, llevó a su presidente Kalanick, quien es parte del grupo de asesores en asuntos económicos de Trump, a hacer un comentario en el que afirmó que hablaría el tema con el presidente de los Estados Unidos en la reunión que se llevará a cabo en esta semana.

Anuncios

Por qué un paro de taxistas

La Alianza de Taxistas de Nueva York decidió realizar la huelga de actividades porque explicó que muchos de sus miembros forman parte del sector musulmán que vive y trabaja en Estados Unidos; además, calificó el veto como un promotor del racismo y de la islamofobia. “Como una organización cuyos miembros son mayormente musulmanes, una fuerza laboral que es casi en su totalidad de origen migrante y como un movimiento de clase obrera que defiende a los oprimidos, creemos que este veto es inhumano e inconstitucional”, dijeron. #DonaldTrump