En los últimos días del 2016 y los primeros del 2017, México ha vivido un gran número de movilizaciones sociales organizadas, en contra de lo que algunos llaman "la gota que derramó el vaso". Un estratégico y bien planeado aumento al energético más importante en cuestión de movilidad de nuestro país.

Somos un pueblo que, a regañadientes, se ha enfrentado a constantes ataques que provienen de quienes juraron protegernos, llamado "secreto a voces" los afectados saben bien los que lo planearon y los que lo ejecutaron. Basta con hacer memoria de los últimos años y podríamos nombrar más de 100 testimonios, noticias y acontecimientos que han cambiado el rumbo de nuestra historia, trayéndonos a esta realidad.

Anuncios
Anuncios

Ayotzinapa

Las reformas estructurales, Aguas Blancas, la guardería ABC, sólo son algunos ejemplos de irresponsabilidad, abuso de poder, e intimidación ejercido por gobernantes, partidos políticos, empresas multinacionales, nacionales, diputados, senadores y claro por un presidente al que “la silla le queda grande”. No alcanzan los cuarteles ni las fosas clandestinas para acallar la inconformidad, pues es claro que con los últimos acontecimientos en nuestro país, hechos que por cierto los principales medios de comunicación masiva, como la radio y la televisión no han dado a conocer. La Revolución ha comenzado, pero no como la que construyeron y ganaron nuestros antepasados Doroteo Arango y Emiliano Zapata, ¡no! Más bien es una Revolución intelectual, transformadora, integradora, pacífica y que no discrimina, que poco a poco alcanzará a todos aquellos que aún se niegan a creer que puede existir un cambio en nuestro país, todos aquellos que el pueblo organizado llama "acarreados, vendidos, ignorantes y sin memoria".

Anuncios

No debemos dejar de lado que el Gobierno aún tiene un gran apoyo de aquellos pobres ilusos que por miedo o conveniencia no protestan, aquellos policías y militares que quizá temen por sus familias y sus trabajos o que probablemente se encuentran coludidos. Quizá el Gobierno aún esté preparando una estrategia de “aceptación de reformas” o una donde nos digan que “todo está bien” minimizando la realidad, mientras algunos amanecen por última vez. #MéxiconuevaVida