Los acontecimientos de esta semana, en donde se han visto involucrados hechos de sangre, nos hace ver que México está en llamas.

Nuestro país esta ardiendo en un fuego que a paso lento pero seguro, está destruyendo lo que mas queremos, nuestra libertad y tranquilidad.

Estamos viviendo una época que ni un gran escritor, se hubiera imaginado al crear una novela de terror humano.

Como nación estamos cayendo en un barranco tan profundo, que difícilmente podremos encontrar la salida en un corto tiempo.

Vivimos en un estado constante de angustia, miedo y temor a todo lo que nos rodea.

Dudamos del vecino, del amigo y en ocasiones hasta de nuestra propia familia.

Anuncios
Anuncios

La sangre derramada en estos días son muestra de la descomposición social en la que vivimos y lo peor de todo es que ningún gobierno llámese federal, estatal o municipal, ejerce acciones reales y efectivas para tratar de combatir este mal que nos aqueja.

Hace tan solo unos días, el presidente Enrique Peña Nieto declaraba que "...ya se había acabado la gallina de los huevos de oro", refiriéndose naturalmente a la explotación del petróleo, sin embargo y lo que no ha querido ver nuestro señor presidente, es que la otra gallina que pone huevos del mismo color y metal el turismo, se esta hundiendo debido a la falta de políticas públicas que se dediquen a proteger a la sociedad y a los turistas que nos visitan.

En cualquier lugar y a cualquier hora de este enorme país, puede llegar desde un niño hasta un comando armado, sacar las armas y tirar a diestra y siniestra matando niños, jóvenes, mujeres, hombres y ancianos sin piedad ni remordimiento.

Anuncios

Primero fue Acapulco y le siguieron Morelos, Michoacán, Tamaulipas y Chihuahua, ahora se han sumado -aunque lo nieguen las autoridades- la Ciudad de #México, El Estado de México, Veracruz, Tabasco, Playa del Carmen y Cancún.

Esta barbarie está acabando con comunidades completas y con centros turísticos que generan recursos al país, todo por el simple hecho de permitir que el narco opere con total libertad bajo el cobijo y resguardo de las mismas autoridades.

Se están destruyendo familias enteras que terminan inmersas en un mar de dolor que ni el tiempo mismo podrá curar.

En el extranjero observan con desprecio como nos estamos matando los unos a los otros y obviamente están dudando en venir a tomar sus vacaciones a uno de estos centros turísticos en donde la venta de droga es tan común y pública como comprar un refresco en una tienda de conveniencia.

Peor aún es ver que como sociedad, nos estamos acostumbrando a ver la muerte violenta como un hecho común.

No podemos seguir permitiendo que esa situación esté fuera de control y siga creciendo bajo estas condiciones.

Anuncios

Es una responsabilidad civil de todos nosotros, el denunciar al secuestrador, al narco, al extorsionador, al corrupto, al ladrón, al político deshonesto y a todo aquel ciudadano nacional o extranjero, que violente nuestra vida y seguridad.

Ya dejaron morir a una gallina, todavía podemos salvar a la otra que pone huevos de oro. #Violencia