El niño de Nuevo León que disparó a sus compañeros, nos hizo redescubrir una realidad latente que se mantiene escondida bajo el silencio de la sociedad.

En un hecho desafortunado como éste, la sociedad se debe de preguntar ¿Qué están haciendo todos los padres y las madres de este país para convivir con sus hijos y evitar que se repitan sucesos como éste?

La comodidad de dejar a nuestros hijos al frente de un televisor plagado de #Violencia y sexo, en donde la figura del narco se presenta como héroe que tiene el poder de matar duro y sin piedad; permitirles que pasen las tardes enteras “divirtiéndose” con videojuegos en donde la dinámica es matar al prójimo o hacernos de la vista gorda cuando pasan horas en sus redes sociales inscribiéndose en páginas de desconocidos que abusan de su inocencia, son tan solo algunos de los errores que estamos haciendo como padres de una generación que después de toda esta carga visual, puede no llegar a distinguir entre la realidad y la ficción, creando eventos que lastiman y hieren no solo a unas cuantas familias sino a todo nuestro país.

Anuncios
Anuncios

#México