Un título muy parecido a una película del cineasta Woody Allen, pero que con el cambio de la frase final, nos sirve para ejemplificar una triste realidad.

En #México, cualquier funcionario público, presidente, gobernador o narcotraficante tiene la libertad de hacer los “negocios” que considere jugosos para su beneficio, robarle a la nación los recursos que tiene, salir en medios de comunicación engañando y burlándose de la gente, tomar un avión o un helicóptero, salir huyendo del país y desaparecer como polvo en el viento.

Ahora dicen que van a buscar a Javier Duarte por medio de la Interpol, Fidel Herrera también avisó que se iba a “pelar” y nadie hizo nada, Roberto Borge está tranquilamente viendo partidos de basketball en EUA y nadie le hace nada, en fin toda una maquinaria de ineficiencia y #Corrupción compartida.

Anuncios
Anuncios

Como es posible que no sepa nuestro gobierno donde está Duarte, si con la tecnología actual muchas veces saben hasta que estamos comiendo.

Las personas no desaparecen como por arte de magia.

Lo importante no es que los encuentren, por mi que los dejen libres, pero que les quiten todos los millones que le han robado al país, dejándonos en un estado de incertidumbre. carencia de servicios y con la mirada perdida.