Y todo empezó por una decisión.

Una decisión que no fue necesariamente arbitraria ni tomada a la ligera o en un momento de locura.

El haber tomado la determinación de liberar el precio de la gasolina y que ésta subiera de costo tan estrepitosamente, lo anunció en septiembre del año 2015, el que fuera en ese momento secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray, hoy flamante secretario de Relaciones Exteriores.

Desde ese día, todos sabíamos que el incremento iba a ser inevitable, sin embargo en ese momento nadie dijo nada ni se hicieron protestas o marchas en contra de la medida.

No fue sino hasta que se aplicó, cuando primero ciudadanos conscientes de la situación se manifestaron en su contra.

Anuncios
Anuncios

Desafortunadamente y como siempre sucede, empezaron a involucrarse partidos políticos para sacar ventaja de esta situación.

Los famosos “anarquistas”, personajes que conocemos bien su origen, empezaron a crear los tradicionales caos vandálicos que ya conocemos, golpear y aventar bombas molotov, siempre bajo el resguardo de un pasamontañas.

El discurso de algunos políticos que aprovecharon la situación, siempre fue en defensa de la ciudadanía

Posteriormente empezó el caos de los saqueos por grupos perfectamente organizados, quienes se dedicaron a saquear tiendas, de las cuales en lugar de obtener alimentos o ropa necesarios para una vida digna, se dedicaron a extraer pantallas y electrodomésticos, artículos de alto costo.

Debido a los últimos acontecimientos que se han presentado en nuestro país, es conveniente recordar que existe un teoría conocida como “La teoría del pánico” la cual se utiliza cuando el Estado necesita legitimar una acción que normalmente vulnera los derechos de los ciudadanos y si leemos algunas de sus características, podríamos llegar a entender que está sucediendo.

Anuncios

  • Se aplica la acción (reformas)
  • El Estado genera el pánico (saqueadores y violencia)
  • Algunos piden la presencia del Estado a través de sus fuerzas para restablecer el orden.
  • El Estado entra con sus fuerzas (incluyendo al ejercito)
  • Resultado:
  1. Se engrandece al Estado como ente “salvador” por restablecer el orden y se genera una aparente paz y tranquilidad, desviándose del origen del problema (las reformas)
  2. Se justifica la militarización del país bajo el pretexto de mantener paz social.
  3. Se acaba con las protestas y manifestaciones.

Muy sencillo, pero así funciona esta teoría.

Stanley Cohen, la menciona en su libro “Pánico moral” sistema que se aplicó en Europa iniciando el siglo XXI.

Si esta famosa teoría, en algo se parece o descubre a lo que hemos estado viendo en estos últimos días, sería por demás inútil tratar de descifrar el resultado, cuando está a la vista de todos el futuro nada prometedor de este país.

Por lo pronto ya nadie habla del #Gasolinazo, todos seguimos comprando gasolina porque de lo contrario perdemos nuestro trabajo u oportunidades de negocio, sin embargo toda la semana pasada las noticias de primera plana de los medios, eran sobre los saqueos y bloqueos de grupos perfectamente organizados.

Anuncios

Si los mexicanos nos uniéramos de esa forma para crear cosas positivas, otro gallo nos cantaría. #Enrique Peña Nieto