El mundo entero está pendiente de lo que sucederá la noche del Super Bowl. Más que la final del fútbol americano, el evento más seguido en Estados Unidos se ha convertido en un escenario de la contienda política nacional. El equipo England Patriots tiene muchos nexos con el nuevo presidente, #Donald Trump, mientras varios jugadores del Atlanta Falcons han dicho que – en caso de ganar – no irán a estrecharle la mano al republicano en la Casa Blanca, como es tradición.

La National Football League (Liga profesional de fútbol americano) desmintió haberle pedido a la cantante Lady Gaga que evite hacer comentarios sobre la política en su presentación durante el intervalo.

Anuncios
Anuncios

La artista es famosa por su activismo en contra del presidente Trump y es casi seguro que aprovechará el escenario para enviar un mensaje a la población en este momento de grande tensión. El Super Bowl es seguido por casi 189 millones de personas. La presentación de Lady Gaga es la más costosa de la historia del evento: 10 millones de dólares por 15 minutos de actuación. #Futbol americano