Una nueva lección de democracia llega desde Romania. El sábado en la noche, el primer ministro rumano, Sorin Grindeanu, en el poder desde el pasado 4 de enero, anunció la cancelación de un decreto sobre la #Corrupción. Miles de ciudadanos protestan en las calles en contra de una decisión que consideraban excesiva e inadecuada. Según el analista Robert Schwartz, los rumanos quieren más, no se contentan con poco. Exigen la renuncia del nuevo gabinete.

Protestas animadas

Grindeanu explicó en televisión que habría derogado el decreto que de hecho elimina las penas para algunos delitos de corrupción administrativa, y que ha ya beneficiado a muchos políticos.

Anuncios
Anuncios

El premier confiaba en que la medida habría calmado los ánimos, sin embargo el domingo las protestas continuaron y hoy siguen con más fuerza.

La posición del gobierno

Después del retiro del decreto que quería eliminar el delito de chantaje y conflicto de interés, los ciudadanos quieren conocer a los responsables de esa idea. Y han pedido la renuncia del gobierno a penas elegido. El ejecutivo del Partido Socialdemócrata (PSD) ha dicho que no renunciarán. “No renunciaré. Hemos ganado las elecciones con millones de votos”, declaró el premier a la cadena de televisión Antena3. El partido ha ganado las elecciones con 45 por ciento de los votos. El único que corre el riesgo de ser sustituido es el ministro de la Justicia, Florin Iordache.

Manifestaciones históricas

“Este gobierno ha querido volver legales el robo y la corrupción.

Anuncios

Es claramente una demostración de lo que podrá suceder en los próximos cuatro años”, explicó uno de los manifestantes en Bucarest, Alexandra Nor. Desde la caída del régimen dictatorial de Nicolae Ceaucescu en el año 1989 no se habían registrado manifestaciones parecidas en Rumania. Los medios locales calculan que más de un millón de personas han protestado en contra del gobierno.

Las personas han comenzado a protestar en contra del decreto y ahora piden la renuncia del gobierno: “Cualquier cosa que pase – explicó la manifestante Nor – deben saber que estamos atentos y no nos dejaremos engañar”.

Las sospechas en contra del ejecutivo

La sesión del gobierno para derrocar el decreto provocó muchas sospechas. Pocas horas antes, el líder socialdemócrata, Liviu Dragnea, excluyó cualquier concesión. Él habría sido el primo a beneficiarse del camino en el código penal porque fue acusa de abuso de sus poderes públicos y fue condenado a dos años de cárcel por manipulación electoral. La Fiscalía rumana tiene cerca 2000 casos de corrupción en la administración pública sobre el escritorio.

Anuncios

La madurez política de los rumanos

Según Schwartz, “la sociedad civil rumana ha alcanzado un alto nivel de madurez este invierno. La rebelión pacífica, persistente y clara en contra de la corrupción y el despotismo, merece el respeto #internacional. Ellos no se dejan convencer con migajas y promesas vacías. Sin embargo, aún no han ganado la lucha final en contra de un sistema político enfermo. Las protestas a nivel nacional sin un gesto definitivo de que los políticos están bajo observación. En Rumania los partidos políticos deben acostumbrarse al hecho de que, incluso luego de una clara victoria electoral, no pueden pasar por encima de las leyes”.