El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, se encuentra en la ciudad de #México, donde iniciará una visita para tratar de mejorar el estado de las relaciones entre ambos países.

Además de Tillerson, el secretario de Seguridad Nacional de EEUU, John Kelly, quien actualmente se encuentra en Guatemala, también acompañará a la delegación estadounidense en esta visita.

El motivo de este encuentro diplomático está relacionado con las nuevas reformas migratorias que el gobierno de #Donald Trump planea implementar en los próximos meses y en la que cualquier inmigrante indocumentado es susceptible de deportación inmediata.

Anuncios
Anuncios

John Kelly ha declarado, tras su reunión con el presidente de Guatemala, Jimmy Morales, que el objetivo de esta medida es interceptar inmigrantes ilegales de muchos países y deportarlos "tan rápido como sea posible".

Aunque a nivel diplomático ambos países parecieran estar en disposición de conversar, el ministro de Exteriores de México, Luis Videgaray, ha advertido que México no aceptará nuevas disposiciones migratorias por parte de Estados Unidos.

El silencio de Centroamérica

Los países del llamado Triángulo Norte, permanecen completamente en silencio ante todos los ataques que el gobierno norteamericano, liderado por Donald Trump, sigue infligiendo a su vecino México.

Aunque las razones son desconocidas, muchos analistas consideran que el resto de países de la franja centroamericana espera por una resolución del conflicto diplomático entre Estados Unidos y México.

Anuncios

Este conflicto no sólo se ha desatado por la posible construcción de un muro para separar las fronteras sino que se ha intensificado, después de que el gobierno norteamericano informara de su intención de deportar a todos los inmigrantes ilegales a México.

Según declaraciones de Manuel Ángel Castillo, investigador del Colegio de México y ofrecidas a BBC Mundo, Castillo considera que el silencio de Centroamérica es más una medida preventiva: "Es como decir coloquialmente: si nos ponemos al brinco (confrontamos), vamos a llamar la atención y se van a encarnizar con nosotros".

Región desunida

Recientemente, José Ramos-Horta, premio nobel de la paz en 1996, no existe en Latinoamérica un líder capaz de unir a la región y hacerle frente a las políticas de Donald Trump. El expresidente de Timor Oriental siente una gran preocupación por el estilo de gobierno del magnate norteamericano cuya mira son los grupos étnicos y las minorías.

Además, considera que Trump se encuentra muy cerca de la misma postura del ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, donde predomina el nacionalismo y un egocentrismo brutal por parte de sus mandatarios.

Anuncios

Ramos-Horta ve con incredulidad y desasosiego la situación de Latinoamérica, así como la posibilidad del surgimiento de un líder latinoamericano capaz de inspirar y movilizar a los ciudadanos.

Cree que las políticas en contra de México afectarán negativamente a toda la región, no solo a nivel social sino a nivel económico y de crecimiento para los llamados países del tercer mundo. #Política