El canciller #Luis #Videgaray anda muy activo en Washington, entra a la Casa Blanca con la misma confianza con la que entra a Los Pinos y sin embargo, a nadie le rinde cuentas ni siquiera al Senado de lo que negocia –tal vez en lo oscurito- sin afán de ser mal pensados.

Hay un dicho que comenta “No hagas cosas buenas que parezcan malas”, tal parece que al canciller #Luis Videgaray, eso de tenerle miedo a lo que digan los demás, no le preocupa.

El hijo pródigo del presidente #Peña Nieto, actúa como todo buen entenado que tiene el consentimiento de papá; se lleva el auto, hace desmanes y nadie lo regaña.

La sociedad mexicana busca respuestas, exige respeto y quien tiene la obligación de informar que a estado haciendo, se queda callado.

Anuncios
Anuncios

Ese silencio tormentoso y dudoso, permite que todos los medios de comunicación digan y especulen lo que consideran que ha sucedido, o que la fuentes “fidedignas” envíen información al respecto, se crean dudas y cada piensa o cree lo que puede, mientras el Canciller, mantiene su silencio incómodo. #México #Donald Trump