El ex-presidente Felipe #Calderón y la empresa paraestatal #PEMEX, estarían involucrados en la investigación del caso "Lava Jato" que realizan autoridades de justicia de Brasil a la constructora #Odebrecht, por haber repartido sobornos millonarios en varios países de América Latina y dos de África a cambio de obtener contratos millonarios, esto de acuerdo a una investigación realizada por Mexicanos contra la corrupción y la impunidad (MCCI).

La investigación señala que se encontró un correo electrónico entre Roberto Prisco Ramos y Alexandro Alencar, dos altos ejecutivos de la constructora, en el que se pactó una reunión entre el entonces presidente de Brasil, Luis Inacio Lula Da Silva y Felipe Calderón como parte de la estrategia de negocios de PEMEX.

Anuncios
Anuncios

El mensaje está fechado del ocho de diciembre del 2009, 3 años después de la investidura de Calderón como presidente de México y cuando el gobierno federal estaba a punto de cerrar un trato con la empresa petroquímica Braskem, filial de grupo Odebrecht que involucraba la construcción de una planta en Coatzacoalcos y que se estima, dejaría ganancias de 2 mil millones de dólares al año.

Para la construcción de esta planta, PEMEX se comprometió a cancelar tres proyectos de infraestructura para no competir con la futura inversión de Odebrecht, además de detener las importaciones de etanol y generar empleos.

El mensaje entre los funcionarios de Odebrecht dice textualmente:

“Querido tricolor.

Necesito tu ayuda con respecto a este tema: Hacer un esfuerzo para que LILS acepte una invitación especial de Calderón de ir a México a principios de febrero, cuando puedas, me llamas, para hablar al respecto.

Abrazo

R.”

Se presume que el acrónimo LILS hace referencia a Lula Da Silva.

Anuncios

El 23 de febrero de 2010, Calderón y Lula sostuvieron una reunión privada en territorio mexicano, que de acuerdo con la Presidencia de la República "se trató de un compromiso pactado durante una visita de Estado celebrada en 2009", después de esta reunión, los mandatarios emitieron un comunicado de prensa en dónde celebraban la inversión que realizaría la empresa Braskem para la construcción de una planta petroquímica en el Estado de Veracruz.

La investigación realizada por MCCI señala que los ejecutivos de la constructora repartieron sobornos que se calculan aproximadamente en 10.5 millones de dólares: 4.5 millones se repartieron entre 2010 y 2012, y 6 millones que se entregaron entre 2013 y 2014 cuando Enrique Peña Nieto ya era presidente de México.

Roberto Prisco, que fue uno de los involucrados fue detenido y condenado a más de 10 años de prisión por las autoridades brasileñas, mientras que otros altos ejecutivos de la empresa se declararon culpables de recibir sobornos a cambio de que la empresa pudiera participar en licitaciones, en tanto que las autoridades abrieron una línea de investigación contra Lula Da Silva por usar su poder como presidente en favor de los intereses de Odebrecht.