Este mes, el 15 de abril para ser exactos, amanecimos con una noticia que cimbró México. Habían capturado a Javier Duarte, un conocido político corrupto relacionado, principalmente, con el desvío de recursos públicos para sus negocios y propiedades. Para muchos puede sonar como una buena noticia, como una especie de rayo de esperanza en la oscuridad de un país donde reina la impunidad y la corrupción. Pero por quienl país entero se siente insatisfecho y burlado, pues aquí les daremos una lista de razones y argumentos que nos interesa mucho que alguien nos conteste.

Primero, cómo es posible que en un país donde nuestra policía judicial no podía encontrar el cadáver de una niña llamada Paulette, que se encontraba en su propia cama, haya logrado encontrar a un mafioso con todo el dinero del mundo para escapar y con una red de soporte para su fuga.

Anuncios
Anuncios

Segundo, cómo es posible que en un país donde 43 estudiantes no han sido rescatados, ni siquiera sabemos dónde están, qué pasó con ellos, pero de un tipo que tiene lazos con el partido en el poder fácilmente es encontrado justo unos meses antes de las elecciones.

Tercero, la esposa de Duarte, Karime Macías, había decretado abundancia y riqueza, que además merecía, qué poderes invocó el gobierno para romper tales decretos y lograr la captura de un corrupto que seguramente, como su esposa, se siente inocente. Tendrá el gobierno lazos no sólo con grupos delectivos, sino también con grupos esotéricos.

Cuarto, #Duarte es capaz de convertir un medicamento en agua, de hacer de una quimioterapia, un paliativo, justo la inversión de lo que hizo nuestro Señor Jesucristo en las bodas de Canán, ¿será que con tanto poder, este gobierno pudo detenerlo, sin que haya algún pacto o negociación?

Quinto, ¿es posible que la inteligencia policiaca de este país haya superado, por fin, su impotencia ante las fugas (Chapo) o desapariciones? En hora buena por nuestro país.

Anuncios

Sexto, Duarte, Duarte, nadie cree en el gobierno, ni en nuestras fuerzas policiacas, será que te prometieron algún tipo de trato especial, tal vez pasarás tu condena en una cárcel de lujos y con privilegios hasta que otra vez te ayuden a escapar para disfrutar del dinero robado en una playa privada de las Bahamas.

Séptima y última, escriben algunos periodistas que hay quién teme que hables, que tal vez desenmascararás a alguien o algunos, pero a mí me da más miedo que alguien pueda creer que tu palabra tiene valor, que puedas decir lo que ya sabemos. #PeñaNieto #PRI