En #Venezuela, la tensión y el enfrentamiento aumentan con cada día de protesta. El 19 de abril, los opositores al régimen totalitario de Nicolás Maduro salieron a la calle para pedir la realización de las elecciones regionales que fueron suspendidas. Y desde entonces piensan volver cada día, hasta que el gobierno escuche sus peticiones.

La provocación

“A Dios lo que es de Dios, a César lo que es de César, al Guaire lo que es del Guaire”. Este fue el tweet publicado en el account oficial del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), el partido del presidente Nicolás Maduro. Junto a la provocación, una imagen de los manifestantes de la oposición que se vieron obligados a lanzarse al rio-cloaca Guaire de Caracas para evitar la represión brutal con la que los militares recibieron la protesta pacífica del 19 de abril.

Anuncios
Anuncios

“Que la vergüenza te alcance”

En respuesta al autor del nefasto tweet del Psuv, Melania Pérez, directora de contenidos de Crea Comunicaciones – Latinoamérica, respondió en Facebook con un post: “Que te diviertas en grande, que te rías por horas. Luego, cuando la vida siga y, digamos, estés una tarde de domingo recibiendo el sereno en una mecedora, te alcance la vergüenza. Que la consciencia de tu daño aparezca intacta ante ti y te odies. Deseo que todo el dolor que el gobierno que apoyas le ha causado a tus hermanos se devuelva contra ti y te mate desde adentro”.

La fuga en el rio-cloaca

Esa misma noche, terminada la batalla campal de bombas lacrimógenas, gas urticante y perdigones, los médicos del poliambulatorio del municipio Chacao inyectaban las pocas dosis de antitetánica que tenían a las personas con las heridas más graves que tuvieron que estar en contacto con las aguas fétidas del Guaire, que más que un río es el desagüe a cielo abierto de la capital venezolana.

Anuncios

Mientras tanto, Maduro estaba en televisión, en cadena nacional, bailando salsa con la esposa Cilia Flores.

Los primeros muertos

A pesar de que durante las protestas continuaron y que ya han muerto tres personas – entre ellas un joven de 17 años que estaba en camino hacia un juego de futbol y se encontró en medio de la manifestación -, el presidente quiere parecer contento. A pesar de que sus sobrinos fueron condenados en un Tribunal de Nueva York, y parece que están contando todo sobre la red internacional de tráfico de drogas que administra el gobierno venezolano, Maduro sigue tratando de convencer al país de que tiene aún el control.

La guerra de los “colectivos”

Cincuenta cuatro niños fueron evacuados de emergencia del Hospital Materno Infantil en el Valle, un barrio del oeste de Caracas, después que las fuerzas de seguridad lanzaran bombas lacrimógenas al interno del edificio. En aquella zona popular hubo varias protestas, disturbios y saqueos. Los “colectivos”, grupos de civiles armados que sostienen el gobierno de Maduro – y que están armados – entraron en las residencias privadas en busca de “traidores de la patria”.

Anuncios

La censura informativa

La oposición decidió quedarse en la plaza para denunciar el golde de Estado del Tribunal Supremo de Justicia y exigir la realización de las elecciones regionales que fueron suspendidas. Los venezolanos se informan de lo que está ocurriendo en estas horas en el País a través de Twitter, Facebook, Instagram, Periscope y de los grupos de Whatsapp. La censura del gobierno silenció completamente los medios. La televisión y la radio son muebles de decoración en las casas. Se quedan apagadas.

Protesta desnuda

Un joven, delgado y sin vestidos, con un ejemplar de la Biblia en la mano, le pidió a los militares que terminaran con la represión en contra del pueblo. Ellos le lanzaron bombas lacrimógenas (vencidas) y decenas de perdigones (se pueden contar las heridas en su piel desnuda). Frente a la tanqueta el manifestante le gritó a un militar: “Podemos soportar los golpes, las bombas y los perdigones. Al final las heridas se curan, pero el hambre y la falta de libertad y de un Estado que nos proteja en vez de maltratarnos, de eso no nos curamos hasta que salgamos de esta dictadura”. #Corrupción