Se reía ante los fotógrafos, desafiante, como si no le tuviera medio a nada. O como si se estuviera burlando de todos. Javier Duarte de Ochoa fue capturado luego de seis meses de fuga en Guatemala. La identificación se llevó a cabo gracias a una labor de coordinación de las fuerzas de seguridad especiales mexicanas con organismos internacionales, como ocurrió con el caso del también prófugo ex gobernador Tomás Yarrington, atrapado en Florencia, Italia, la semana pasada.

Sin embargo, es poco probable que Duarte de Ochoa siga sonriendo con la misma cara de burla cuando sea extraditado en #México desde Guatemala. Ocurrió con Joaquín “El Chapo” Guzmán, quien al momento de ser llevado ante la justicia norteamericana.

Anuncios
Anuncios

No lucía tan desafiante como al momento de la captura.

El tiempo de las autoridades de Guatemala para entregar al ex gobernador de Veracruz a las autoridades mexicanas podría ser de inmediato o en un año, según la estrategia de defensa que adopten sus abogados.

Si acepta la extradición, Duarte de Ochoa estará en dos meses en México. Si opone resistencia, sucederá en seis meses o en un año. Otro escenario prevede que los trámites se agilicen y en diez días esté ante la justicia mexicana. #drogas #Corrupción