Si hay una palabra que bien puede definir los primeros 100 días de la presidencia de #Donald Trump, esa palabra es “impredecible”. Han sido días llenos de eventos, polémicas, anuncios y contradicciones. No sólo en la capital norteamericana - Washington, que ya dejó de ser la sede política de Estados Unidos y ha sido reemplazada por Palm Beach en Florida – sino también en el resto del mundo.

Las sorpresas de Trump

Todo empezó el 20 de enero con la toma de posesión de Trump. En su primer discurso, el nuevo presidente estadounidense prometió poner de nuevo en primer lugar su país, América. Dijo que revitalizaría la economía, que el presidente saliente Barack Obama no había dejado tan mal, la verdad, si tomamos en cuenta el panorama catastrófico que recibió en el año 2008.

Anuncios
Anuncios

La respuesta de una parte de los norteamericanos no fue tan positiva: la Marcha de las mujeres se convirtió en un símbolo mundial de resistencia a la gestión de Trump, que no tenía ni un día en la presidencia.

Ningún arrepentimiento por parte de los electores

Sin embargo, los electores de Trump no se lamentan de nada. El periódico Usa Today llevó a cabo un focus group en el que le preguntó a un grupo de republicanos si se arrepentían de haber escogido el magnate como presidente del País. “No regrets”, fue la respuesta más repetida. Como para confirmar lo que dijo Trump: su victoria no fue casual, la mayoría de los norteamericanos está con él y lo apoya en sus decisiones.

La oposición en el Partido Republicano

El futuro no será fácil para el presidente republicano. A pesar de que cuenta con a mayoría del Congreso, en el mismo Partido Republicano no todos apoyan sus iniciativas.

Anuncios

Parlamentarios democráticos y republicanos no están de acuerdo por ejemplo con la destinación de un fondo para la construcción del Muro en la frontera con México, así como también las reformas que propone Trump para el sistema de asistencia sanitaria.

El riesgo de un bloqueo del gobierno federal

Existe el riesgo real de que el gobierno federal viva otro shutdown, es decir el bloqueo de la aprobación del balance general, como ocurrió en el 2013 con Barack Obama. De ese modo, los empleados públicos de Estados Unidos no recibirán su sueldo y muchos servicios tendrán que parar sus actividades.

No se habla más del Muro

Y es que para evitar otro fracaso en el Congreso, Trump anunció que no pedirá el dinero para la realización del Muro y que el tema será pospuesto durante la próxima discusión de la ley de presupuesto. Al menos hasta septiembre, no se hablará más del caso.

La resistencia de la economía mexicana

La otra buena noticia para México es que la economía cerró positivamente estos primeros 100 días de la presidencia de Trump.

Anuncios

Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, el Producto Interno Bruto de México creció en más del 2,5 por en estos primeros meses del año 2017. A pesar de las amenazas (que no se han concretizado) de cerrar los acuerdos comerciales, el peso mexicano sigue fuerte en el mercado. La Secretaría de Hacienda ha dicho que no es momento aún de cantar victoria, y que es necesario contar con un plan de maniobra para actuar en caso de un duro golpe por parte de Estados Unidos. El gobierno de Trump es impredecible y su obsesión en contra de México no es un secreto, aunque le “guste” y le parezca “simpático” el presidente Enrique Peña Nieto, como dijo hace pocos días.

Hasta ahora, Trump ha prometido mucho y hecho poco. Pero no hay que bajar la guardia, sobre todo en cuando a los anuncios electorales que había hecho en materia de inmigración y deportaciones. Habrá que esperar los próximos meses para ver las medidas que implementará el presidente Trump.