La incertidumbre reina en las calles de ciudades y municipios franceses este domingo. La primera ronda de las elecciones se han llevado a cabo sin novedades pero con desánimo por parte de la mayoría de los ciudadanos. Se estima que la participación de este domingo alcance el 77% cerca de las 19:00, mucho más baja que la alcanzada a esa misma hora en el año 2012.

Además de ser unas elecciones con una participación promedio y ciudadanos indecisos y poco ilusionados, el caso de los candidatos es radicalmente opuesto. El periódico británico The Guardian ha denominado las elecciones francesas como "muy extrañas", al contar con cuatro candidatos como favoritos y con altas probabilidades de pasar a la segunda ronda.

Anuncios
Anuncios

En este caso, además de Le Pen y Macron, el conservador François Fillon y el izquierdista Jean-Luc Mélechon también se presentan como contendientes.

Según opinión de varios ciudadanos al salir de las urnas, los francese se enfrentan a unas elecciones presidenciales que parecen más "una mala obra de teatro", donde el chauvinismo ha sido el protagonista y donde los ciudadanos al no sentirse identificados con ninguno de los candiatos, y mucho menos con las ideas de estos, han acudido más como un acto reflejo que por ejercer un derecho que definirá el destino de la nación.

El chauvinismo ha llegado a tal extremo que Patrick Beaudoin, alcalde de Saint-Mandé, localidad que sufrió un ataque terrorista en 2015, ha enviado una carta a los 23.000 habitantes de esta localidad invitándolos a votar por el conservador François Fillon.

Anuncios

Este gesto más que redirigir los votos al conservador, ha generado un rechazo generalizado entre los ciudadanos de Saint-Mandé, quienes tildan de "nauseabunda" la estrategia de Beaudoin.

El atentado de París y su influencia en las elecciones

Aunque según polítologos franceses, el atentado que tuvo lugar en París el pasado jueves en los Campos Eliseos, y que dejó un policía muerto y dos heridos, tendrá una influencia limitada en los resultados preliminares de las elecciones francesas. Aunque se augura que algunos votos indecisos, le brinden su apoyo a Le Pen (que es una consecuencia natural dado el tono del discurso de la candidata), los resultados hasta el momento no dan lugar a un cambio radical en los resultados generales.

"El ataque terrorista puede ser usado como estrategia de campaña para que candidatos como Le Pen frenen su caída en las encuestas y para reforzar la imagen presidencial y de valores franceses que hay detrás de la candidatura de Fillon", afirma Vincent Martigny, investigador de SciencePo.

Anuncios

Para Jean Chiche, especialista en comportamiento electoral, el atentado de París no tendrá mayor alcance en el resultado al tratarse de un caso aislado y sin un número importante de víctimas: "Si se hubiese repetido un 13N con sus 129 muertos o un caso como el de NIza, que dejó 86 fallecidos, probablemente su efecto sí se viese reflejado en las urnas."

Los favoritos: Le Pen y Macron

La ultraderechista francesa #Marine Le Pen ha dado mucho de qué hablar gracias a su discurso tildado como racista, homófobo y antisemita, que suaviza bajo conceptos de nacionalismo y patriotismo. No comulga con acuerdos de libre comercio, quiere a #Francia fuera de la OTAN y de la Unión Europea, mientras promete subir el sueldo mínimo y adelantar la edad de jubilación a 60 años.

Por su lado, Emmanuel Macron, el más joven (39 años) y sin experiencia en procesos electorales, está mano a mano con Le Pen en las encuestas. El ex-asesor económino de Hollande, cree en la integración y la hospitalidad francesas. Está a favor de mantener a Francia en la UE, mantiene su posición de un Estado laido y promete reducir el gasto público en 60.000 millones de euros.