En México el asesinato a periodistas ha llegado a niveles preocupantes y escandalosos.

Países de todo el mundo nos ven como un pueblo bárbaro, en donde no se respetan las garantías individuales matándonos entre nosotros mismos.

Lo más triste es que muchas de esas muertes son hacia esos #periodistas quiénes en su afán por ofrecer la verdad a la nación, son artera y cobardemente asesinados por un desconocido que enviaron, para hacerlos callar, desapareciéndolos del mapa.

Hombres y mujeres que respetaban su profesión, fueron sacrificados de la forma más cruel y despiadada, simplemente por afectar los intereses de alguien.

Un #periodista promedio en México gana alrededor de ocho mil pesos al mes, come en la calle tacos, gorditas, tortas o pizzas; no tiene un horario definido tanto puede salir a trabajar en la noche de madrugada como sábado, domingo, días festivos, navidades o fiestas de sus hijos; tiene que “aguantar vara” en eventos en donde hay marchas, protestas, pedradas, motines y balazos.

Anuncios
Anuncios

¿Y todo eso para qué? Para que cuando una persona se ve afectada u ofendida por sus comentarios, pague una cantidad mínima de dinero y los mande matar.

Así se vive en México, así se vive la libertad de prensa y expresión. #periodista #asesinatos