El éxito de ventas de los #huachicoleros se basa en los precios irrisorios del litro de la gasolina. Luego del famoso “#Gasolinazo”, el gobierno mexicano aumentó el precio del combustible posicionándolo en casi 18 pesos. Sin embargo, los huachicoleros llegan a venderlo hasta por 7 pesos el litro. Y es que esta nueva categoría de delincuentes que se ha creado en #México se nutre del robo de la gasolina. Según los expertos, estas tarifas los hacen muy atractivos para los consumidores, quienes se ven en muchos casos en la dificultad económica de tener que pagar el combustible. Las autoridades han dejado que el fenómeno de los huachicoleros crecieran sin asumir ningún tipo de responsabilidad.

Anuncios
Anuncios

Muchos ciudadanos han explicado que saben que comprar gasolina a los huachicoleros es un delito. No obstante, eso les ayuda a ahorrar dinero en gasolina “porque el sueldo no alcanza”. Una de las zonas en las que la venta de combustible robada es más famosa es el llamado Triángulo Rojo en el estado de Puebla. Es una región entre Quecholac, Acatzingo y Acajete, donde los huachicoleros se conectan directamente a los ductos para extraer gasolina y así enriquecerse con el negocio ilegal.

“Yo hace tiempo me negaba a comprar gasolina a los huachicoleros. Pero después vi cómo se comporta el gobierno. Ellos sí que nos pueden robar. Se que comprar esta gasolina es algo ilegal, pero los políticos también se comportan mal”, explicó un comprador. Con la gasolina de los huachicoleros se ahorra hasta el 62 por ciento.

Anuncios