El Congreso General decretó la expedición de la Ley para Prevenir, Investigar y Sancionar la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles Inhumanos o Degradantes, después de haber sido aprobada de forma unánime por el Senado en abril de este año, fortaleciendo así­ la integridad de los ciudadanos y salvaguardando la Dignidad Humana.

Es un gran avance en nuestro país, especialmente por las innumerables denuncias por casos de tortura denunciados ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) ya que han pasado de 50 a 216 casos en los últimos años, y en enero ya llevaban 18 denuncias, cifras que dio a conocer su presidente Luis Raúl González.

Anuncios
Anuncios

Por su parte el Sistema Nacional de Alerta de Violación a los Derechos Humanos recibieron denuncias de 528 quejas por tratos crueles, inhumanos y degradantes en 2016.

Esta Ley es aplicable en todo el territorio nacional por su carácter Federal y aunque da mayor atención temas de tortura, también atiende temas contra tratos inhumanos o degradantes. Protege a víctimas de tratos crueles inhumanos o desagradables no sean expuestas nuevamente a sufrir este tipo de tratos o sean obstaculizadas a ejercer sus #Derechos por parte de las autoridades.

Sectores de Mayor Vulnerabilidad

Otro de los principios sobre los que se sustenta esta ley tiene la particularidad de poner atención especial a sectores considerados de mayor vulnerabilidad en razón por su idioma o lengua, origen étnico o nacional, religión, edad, género, preferencia u orientación sexual, identidad de género, condición de discapacidad, condición social, económica, entre otras.

Anuncios

El delito de tortura se perseguirá de oficio por denuncia o vista de la autoridad judicial, evitando que la persona acusada de este delito sea reubicada y con ello evadir responsabilidades. Un rasgo importante es que las penas o sanciones por tortura que van desde la fí­sica o la psicológica aumentarán de acuerdo a la ví­ctima si es este un niño, niña, adolescente, adulto mayor, incapacitado o mujer gestante, etc.

Los servidores públicos no se salvan ya que aquellos que haciendo uso de su cargo insulte maltrate o humille a una persona las sanciones van de tres meses hasta 200 dí­as de multa.

Es así­ como queda mediante esta ley los actos de tortura y los actos inhumanos prohibidos de manera estricta, un gran avance dentro de la aplicación del derecho en nuestro paí­s. Ya contamos con un recurso más ahora bien, con ayuda de los órganos de vigilancia como La comisión Nacional de #Derechos Humanos y la de Atención a Ví­ctimas como ciudadanos evaluaremos su efectividad. #México