México es un país que, desde su nacimiento, ha carecido de una dirección política que logre un crecimiento auténtico, que mejore las condiciones de vida de los mexicanos, un crecimiento posible dados los recursos naturales con los que cuenta la nación. También ha contado desde siempre con recursos humanos suficientes. Ninguno de estos dos recursos han sido aprovechados en beneficio del país, pese a que se ha intentado un manejo nacional desde varias perspectivas y con toda clase de hombres, con muchas grados y tipos de preparación, ya sea política o académica. La convulsión social que ha vivido México desde su nacimiento tampoco ayudó.

Siglos de pruebas de modelos económicos no han generado un desarrollo real

Desde la independencia no se organizó un buen sistema tributario que garantizara la la "cooperación" de todo ciudadano.

Anuncios
Anuncios

Debido a esto, el gobierno siempre contó con recursos limitados, que aparte eran mal distribuidos entre todos los Estados, y gran cantidad del caudal era, asimismo, "confiscado" por funcionarios de todos niveles. El ideal de la nueva República Mexicana más igualitaria pronto fue frenado por los grupos de poder político o económico, ricos conservadores que fueron heredados de la antigua Nueva España.

Ya en la época de la Reforma, con Benito Juárez como Presidente de la nación, se lograron importantes cambios a nivel político como la limitación del poder de la Iglesia, pero dichas políticas liberales fueron combatidas duramente por los citados grupos, por lo que guerras internas e invasiones de otros países impidieron el avance de México.

Sería hasta la llegada del general Porfirio Díaz, quien colaboró decisivamente para la llegada de Juárez a la Presidencia, cuando el país avanzó un poco al menos a nivel infraestructura.

Anuncios

Es en esta etapa cuando la nación comenzó a ser dirigida por militares, aunque Díaz contaba con estudios en leyes. Pero al llegar al poder, "Don Porfirio" se olvidó de los ideales juaristas y forjó una alianza tácita con los sectores más conservadores de México, lo que redundó en una nula mejora en el nivel de vida de la mayoría de los mexicanos y, eventualmente, provocó la Revolución Mexicana.

Las presidencias en la era moderna

Luego del breve período en que el demócrata Francisco I. Madero dirigió al país, quien aún siendo de la sociedad pudiente buscaba una mejora real para el pueblo -y eso le ocasionó la muerte-, el país se sacudió en peleas por el poder entre diversas facciones del Ejército, lo que sólo ocasionó que bajara el nivel de vida de todos los mexicanos. Siguieron quince mandatarios surgidos de la milicia en 33 años que, aún con proyectos "socializantes" no lograron cambiar la tendencia de las cosas, pues se la pasaron combatiendo levantamientos internos o tratando de lidiar con las presiones externas (nacionalización del petróleo, segunda guerra, etc.).

Anuncios

La mayoría tenían estudios de leyes realizados en instituciones del país, al igual que el primer presidente civil en la Historia de México, Miguel Alemán Valdés, bajo cuyo mandato la corrupción llego a niveles escandalosos y el país no creció lo necesario. De los siguientes 7 presidentes, seis estudiaron leyes en instituciones del país pero José López Portillo fue el primer mandatario en obtener un doctorado en una institución extranjera, en este caso, la Universidad Nacional de Chile, y cuyos dotes como Académico y escritor hicieron pensar que un cambio social bien razonado por un hombre de estudios era posible. Aún contó con la suerte de un gran incremento en el precio del petróleo, aunado al descubrimiento de nuevos pozos en aguas mexicanas al inicio de su mandato, pero nada de eso sirvió. Al final de su sexenio se desató la peor crisis económica que vivieran los ciudadanos desde la Revolución.

El país, a cargo de economistas

Dadas estas condiciones de la economía mexicana, se pensó que lo mejor era dejar la conducción del país en manos de economistas y así se dio la llegada de los llamados "Chicago Boys". Miguel de la Madrid, Carlos Salinas, contaban con doctorados en Harvard, Zedillo uno por la Universidad de Yale en Ciencias Económicas, nada de esos estudios y posgrados lograron que México avanzara los niveles que necesitaba la economía para combatir la pobreza de los ciudadanos. Debido a estos fallos, el electorado decidió dar su voto al opositor Vicente Fox, del PAN, quien estudió Administración de Empresas en la Universidad Iberoamericana.

Lo sucedió en la presidencia el también panista Felipe Calderón, graduado de leyes por la Escuela Libre de Derecho. El denominado "Cambio democrático" fueron otros 12 años de no poder crecer ni crear empleos como el país lo requería. Ahora, en los casi 5 años de gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto, quien cuenta con estudios de Derecho realizados en la Universidad Panamericana y de Administración de Empresas por el Instituto Tecnológico de Monterrey, las cifras de crecimiento siguen sin llegar al 2 por ciento, pese a las "Reformas Estructurales". #Política México #economía méxico #Presidencia México