Muchas son, sin lugar a dudas, las razones que causan el desprecio ciudadano hacia la #Política que impera en el "#México moderno". Desde estados fallidos hasta gobiernos violentos, pasando por una larga lista de cualidades nada envidiables como corrupción, desvío de recursos públicos, impunidad y un largo etcétera.

Y es que razones les sobran a los ciudadanos que a diario se ven bombardeados por "buenas noticias falsas" y "logros de ensueño" que se escuchan, pero no se ven, para despreciar a instituciones gubernamentales, políticos, medios de comunicación y hasta a aquellos que, supuestamente, se encargan de protegerlos y darles seguridad.

Anuncios
Anuncios

Tal parece que el quehacer político actual no está encaminado cien por ciento a buscar lograr objetivos que terminen en una mejora social y económica, sino más bien se está ocupando la política mexicana como búnker donde se desarrollan métodos y estrategias que garantizan impunidad y perpetuidad en el poder de quienes poseen intereses económicos personales.

El desprecio institucional

Son tantas las historias de terror gubernamental que han vivido los ciudadanos que existe un terror generalizado y una expectativa casi inmediata de los movimientos políticos que a diario suceden en el país: increíbles historias de impunidad, como la de brillantes estrategas políticos que se sirven de las instituciones para engordar sus cuentas bancarias, como el actual dirigente del PRI Guillermo Ochoa y que, en lugar de recibir el peso de la justicia, son premiados con la dirección de otras instituciones.

Anuncios

También existen historias tristes, como la del Líder de las autodefensas en Michoacán, el doctor Mireles, quien preocupado por la inseguridad en su estado, levanto un movimiento armado de éxito, el cual fue debilitado precisamente por el comisionado para la seguridad en aquel estado. Al igual que historias de risa, como la de Andrés Manuel López Obrador, que aún sigue con la esperanza de llegar a los pinos, cuando en realidad el gobierno en turno pondrá su maquinaria a todo lo que da, para evitar la emancipación del tabasqueño y por consiguiente de los mexicanos, y mucho menos si continúa con la idea de que solo con su nuevo partido Morena lo puede conseguir.

La política mexicana da para todo, las instituciones sirven al poder en turno, los organismos electorales obedecen a los lineamientos de las cúpulas de poder, mientras que los mexicanos pierden el tiempo frente al televisor con telenovelas, fútbol o en las redes sociales. Las pruebas están a la vista de todos, el proceder del gobierno y las instituciones son evidentes, y esto a mucha gente no le interesa por el contrario rehúye de lo que podría ser un verdadero camino hacia la libertad social del México moderno. #AMLO