Tal parece que el gobierno del estado de Chiapas, encabezado por Manuel Velasco Coello, no tiene capacidad para resolver el problema del sector #Salud y - desde hace un par de años - esta región ha sufrido desabasto en medicinas y equipos médicos.

No obstante, el recurso transferido para el estado más pobre de México ha sido constante, según datos de Hacienda, el estado de #chiapas ha percibido más 1.600 millones de pesos para fortalecer la infraestructura de salud y reforzar los hospitales y clínicas del estado, pero aún así, son 31 hospitales, clínicas y unidades médicas que no dan servicio a los chiapanecos.

La Secretaría de Salud del estado de Chiapas, dirigida por el Dr.

Anuncios
Anuncios

Francisco Ortega Farrera, aseguró que en sector salud, la entidad está en un “nivel deseable”, sin embargo apuntó que se necesitan más se 600 millones de pesos para concluir con “pendientes”, esto aunado a 350 millones más para pagos de salarios.

A pesar de lo expuesto por Ortega Farrera, la entidad desde hace un par de años (de hecho desde hace muchísimo tiempo atrás) ha sufrido por desabasto médico y es que, al gobierno de Velasco ya se le hizo costumbre inaugurar hospitales para luego cerrarlos por falta de equipo médico.

El último caso reportado fue el Hospital General de Yajalón, municipio enclavado en la zona norte del estado, una de las zonas más pobres de México; dicho hospital, inaugurado el pasado 11 de mayo por el gobernador Velasco y por José Narro Robles, Secretario de Salud de México y en el que se invirtieron 280 millones de pesos, fue prácticamente cerrado después de dicha inauguración.

Anuncios

Otro ejemplo, es el Hospital de Oxchuc, o bien el Hospital General de Reforma al que se le han invertido más de 200 millones de pesos y los nuevos hospitales de Berriozabal, Chiapa de Corzo, Simojovel, Las Rosas y Amatán, no han prestado los servicios médicos a pesar de que se ha reportado una inversión de casi 400 millones de pesos.

Y no se diga del Hospital Gómez Maza, ubicado en la capital Tuxtla Gutiérrez, que carece de medicinas e incluso en más de una ocasión han sido timados con dichas y que prácticamente está en el abandono.

El problema actual del gobierno chiapaneco es un malestar heredado de la administración de Juan Sabines Guerrero (2006-2012), quien dejó al estado sumamente endeudado y con graves problemas en distintos sectores que, a cinco años de la nueva administración, no se han podido resolver.

Manifestaciones y huelgas

Durante el sexenio de Velasco, los trabajadores del sector salud se han manifestado en múltiples ocasiones, asegurando que no cuentan con el material adecuado para prestar sus servicios, ni siquiera para los más básicos.

Anuncios

Los médicos han externado que, con respecto a las vacunas básicas, han pasado meses y el gobierno no ha respondido a las solicitudes, así también con el equipo o el personal al que en muchas ocasiones no se les ha pagado.

El caso más reciente fue a principios de año, cuando en la capital, Tuxla Gutiérrez, inició una huelga de enfermeras que demandaron despidos injustificados, así como entrega de salarios atrasados, pago de ahorros, entre otras prestaciones atrasadas.

La huelga que había concluido el pasado 12 de abril, volvió a iniciar a principios de mayo, pues el gobierno del estado no respetó los acuerdos, las manifestaciones cumplirán casi 5 meses y el gobernador Velasco, no parece que quiera dar solución a la crisis que vive el estado. #Política