Desde la llegada al poder de #Donald Trump y su toma de la presidencia de los EE.UU., las críticas no han dejado de caer sobre él. Y aunque no pocos han tratado de descifrar lo que significa que sea el presidente electo del país más poderoso del mundo (al menos eso se dice) la realidad es que Donald Trump es un enigma, más allá de lo transparente que resulta su ignorancia y su total desapego de la realidad, lo cierto es que Donald Trump es un ejemplo no solo para el sistema político de los EE.UU., sino también por supuesto un ejemplo para todo el mundo.

Donald Trump es bueno para México

En qué sentido digo esto, pues, mi perspectiva se basa en un conocimiento particular sobre la historia del país norteamericano y del mundo.

Anuncios
Anuncios

Aquí trataré de enumerar la primera parte de las razones y argumentos por los cuales creo firmemente que Donald Trump es lo mejor que pudo pasar para #México.

1. Donald Trump es un ejemplo perfecto de la ignorancia del poder y de la clase elitista no solamente en #Estados Unidos, sino en el mundo elitista empresarial. Sin importar sus triunfos o fracasos como empresario, lo cierto es que Donald, como se le conoce en su séquito cercano, es un iletrado esférico, es decir, por todos lados.

2. La llegada al poder del empresario ha significado y dado una muestra al mundo entero, de que una de las democracias más funcionales y ejemplares del mundo ha fracasado y se ha convertido en un modelo fácil de analizar y de predecir, incluso de dominar.

3. No sólo en México se escogen a los peores gobernantes, ya EE.UU. nos quiere hacer competencia.

Anuncios

4. Su visión xenófoba y ultranacionalista ha logrado tener, lo que muchas sociedades esperaban desde hace algunas décadas, un sentimiento de unidad contra un enemigo común, el racismo ocasionado por el presidente de los EE.UU, ha logrado aglomerar en el mundo entero un grupo considerable de políticos e intelectuales en un argumento único: No puede haber otro Donald Trump.

5. Afortunadamente esto generó que en Francia no ganara la ultra-derecha con Marine Le Pen. Esto ha sido un golpe perfecto al movimiento nacionalista desatado por el ahora presidente norteamericano.

6. De una forma totalmente inesperada, pero sí preocupante, Trump ha ocasionado un descenso en la migración hacía el país de los “sueños”. Estados Unidos ya no es el país de las maravillas, no solamente porque la economía global es cada vez más competitiva, y los empleos cada vez peor pagados, sino por la cantidad masiva de deportaciones impulsadas por la nueva ley de migración que Trump quiere declarar.

Anuncios

7. Y por último, Trump es lo mejor que le pudo pasar a México, porque durante décadas hemos dependido de los EE.UU, si bien la relación comercial con el país del norte ha sido benéfica, la situación global exige cada vez más acuerdos multilaterales y diversificación. EE.UU. debe darse cuenta de que su hegemonía está en peligro con un tipo como Trump al mando, por ello es magnífico que un ignorante haya llegado al poder, es ahora o nunca para que se desprenda México de sus antiguas sanguijuelas. Y no hablo solamente del sector político. Es tiempo de que la sociedad en general se dé cuenta de lo que su país representa, dejar el victimismo y el conformismo. El mundo es mucho más que los EE.UU. Y por supuesto el mundo puede ser mejor sin la hegemonía decadente del país vecino del norte.