Hace poco y como consecuencia de actos violentos que se suscitaron en las autopistas de Puebla y Veracruz, la sociedad conoció oficialmente algo que era considerado un secreto a voces, los famosos #huachicoleros. Solo puede suceder en este país en el que la sociedad conoce a los delincuentes, sabe en dónde encontrarlos -si no pregúntenle a Kate del Castillo- son víctimas del delito, pero las autoridades federales y estatales nunca se enteran y ni mucho menos los pueden atrapar.

Las cifras dadas por los transportistas

Las cifras que anunciaron y reconocieron públicamente los #transportistas, es decir los verdaderos dueños de los tráilers y camiones que vemos circulando por todas carreteras del país, son realmente alarmantes.

Anuncios
Anuncios

En el 17º Foro Nacional de Transporte de Carga, se anunció que una tercera parte del transporte de carga y pasaje que se mueve en México, se realiza con diesel robado, es decir que se compra a los famosos huachicoleros.

Las cifras son alarmantes cuando se asegura que en un total de 143 mil empresas de transporte de carga que equivalen a 550 mil vehículos, 3 de cada 10 camiones compran diesel a los huachicoleros a menores precios que en el mercado formal, el cual llega a costar hasta 6 pesos más barato por litro es decir, aproximadamente 180 mil unidades están en esta condición.

Lo realmente sorprendente es el “modus operandi” que existe y que las autoridades no conocen, no han descubierto, no pueden o no quieren controlar. Los huachicoleros “ordeñan” de los tanques de los camiones el combustible cuando éstos tienen necesidad de parar ya sea por descompostura, por alimentos o descanso, de tal forma que al no tener diésel para continuar su viaje, los choferes se ven obligados y forzados a comprar el combustible robado a los mismos huachicoleros.

Anuncios

El truco de los huachicoleros

Los huachicoleros obtienen mayores ganancias al momento de mezclar combustible robado de las tomas clandestinas, junto con el que se haya adquirido de manera legal.

Otra situación que se presenta en este proceso, es el auto-robo de combustible por parte de los propios choferes, ya que en algunos casos son ellos mismos los que “ordeñan” el camión de combustible comprado legalmente, lo venden en estaciones de servicio y posteriormente compran a los huachicoleros obteniendo ellos mismos una ganancia personal. El valor del volumen de ventas de diesel en los primeros cinco meses de este año, equivalen a 76 mil millones de pesos.

El presidente de la Asociación Mexicana de Organizaciones Transportistas (AMOTAC) reconoce que se consume el combustible robado, debido a que el oficial está muy elevado de costo además de que la ventaja de los huachicoleros es que el diesel va completo y más barato.

Robo y compra de combustible

Además del robo y compra de combustible clandestino, los transportistas padecen el aumento de robo a unidades, algo que ha ido en aumento.

Anuncios

Ya no importa qué tipo de mercancía roben en las carreteras, ya que todo es fácilmente vendible en los "tianguis" o mercado negro.

Adicionalmente, en esta problemática, existe el famoso “cobro de piso” de parte del crimen organizado en las carreteras de Michoacán, Tamaulipas, Veracruz, Puebla y Estado de México, en donde la “cuota voluntaria” llega a ser hasta de 120 dólares. Y tan solo para colocarle la cereza al pastel, al final de cuentas repercutirá en el costo de los productos que el consumidor adquiere, ya que las pérdidas y robos que sufren los transportistas se verán reflejados en el precio final.

Alguien tiene que pagar y como siempre es la sociedad la que tiene que adquirir ese compromiso, ya que no existe ninguna autoridad que se responsabilice de corregir esta situación que como se dijo en un principio todo mundo sabe, ve y vive a diario, menos el gobierno. #Gasolinazo