La proyección que puede darse a un proceso electoral a una campaña #Política, y por supuesto a los resultados de una elección, pueden ser muy altos. Hasta hace algunos años, las formas de llevar a cabo esas proyecciones eran los medios televisivos, radiofónicos, prensa escrita y los medios menos formales como el voceo o la distribución de volantes.

La forma de convencer al electorado cambia

Con la evolución de las tecnologías de la información y sus complementos, la idea de proyección citada en el párrafo anterior se ve rebasada. Antes, los candidatos que daban a conocer sus propuestas mediante los medios masivos de comunicación, se veían limitados a transmisiones limitadas en horarios específicos.

Anuncios
Anuncios

Hoy, con la expansión de internet, acceder a las redes sociales ya no es una falacia de ficción. Es una realidad que diariamente crece, ya que de acuerdo con datos de la Asociación de Internet.mx (antes AMIPCI), el número de usuarios de internet en México ha crecido exponencialmente con el paso de los años (70 millones al 2016), trayendo consigo que la oportunidad cada vez más tangible de acceder a un dispositivo con internet también crezca.

Los números sirven de referencia

Por consiguiente, es interesante notar que en medio de los escenarios políticos y sociales que nuestro país atraviesa, uno de los principales usos que se le está dando al internet es obtener información acerca de los políticos y lo que se relaciona con ellos, como lo es el proceso de elecciones. Llama la atención que en una muestra de 452 internautas, a un 85% le interesa conocer sobre las propuestas de campaña y un 71% le interesa transparencia, lo cual pudiera significar que nos interesa conocer también qué tan transparente son los procesos.

Anuncios

Entonces, si consideramos que de un total de 1,626 entrevistados, el 95% utiliza Facebook como red social y que en promedio cada entrevistado tiene 5 redes sociales, resulta ser rentable para fines políticos contratar campañas de publicidad y proyección en éstos medios. Nos podemos percatar de lo anterior fácilmente, pues hoy en día, todo candidato tiene su página de Facebook, Instagram y Twitter, como mínimo, y en todos sus spots vemos esas cuentas para agregarlas, sin olvidar su página web principal.

Que no se afecte nuestro criterio

De esta manera, la influencia que pueden tener las redes sociales en la difusión de un mensaje o postura de un actor político, es alto. La proyección de su imagen, puede convertirse en un activo publicitario que pueda coaccionar a los internautas a inclinarse hacia uno u otro candidato.

Con estas premias, debemos tener presente que un mensaje digital, aunque sea viral, no reemplaza a nuestra capacidad de decidir con análisis de otros aspectos, pues, si bien es cierto, las tendencias son un referente de la opinión masiva, nuestro criterio debe ser sólido y consolidarse en la opinión que propiamente tengamos respecto de a quién le brindaremos nuestra confianza. #campañaselectorales #Elecciones 2015