La historia de fuga, #Corrupción y cinismo de Javier Duarte de Ochoa cuenta con un nuevo capítulo. El ex gobernador de Veracruz, arrestado en Guatemala, fue finalmente extraditado por las autoridades y está en territorio mexicano para rendir cuentas a la justicia.

La llegada al territorio mexicano

Terminó la fuga de Duarte de Ochoa en Centroamérica. Luego de que el político mexicano fue detenido en Guatemala el 15 de abril, estuvo tras las rejas en una prisión militar en Ciudad de Guatemala. Ayer, a horas del mediodía, fue trasladado a una oficina de la Procuraduría General de la República ubicada en las instalaciones del aeropuerto internacional Benito Juárez de Ciudad de #México.

Anuncios
Anuncios

Duarte de Ochoa llegó a México en un vuelo privado. Desde el aeropuerto, luego de las verificaciones de rigor, fue transportado a una cárcel de máxima seguridad. Según un documento del Ministerio Público, el traslado de Duarte de Ochoa “se llevó a cabo en pleno respeto de sus derechos humanos y con las normas legales del proceso”.

Las acusaciones en contra de Duarte de Ochoa

El Ministerio Público mexicano presentó las acusaciones en su contra: el ex gobernador es acusado de enriquecimiento ilícito, corrupción, lavado de dinero, crimen organizado y peculado. Además, se sospecha que incumplió con una serie de deberes legales mientras fue gobernador del estado de Veracruz. Y se mantuvo en la clandestinidad, escondido de las autoridades, cuando en octubre del año 2016 renunció a su cargo. En un comunicado había explicado su decisión diciendo que quería estar libre de compromisos para concentrarse en su defensa, pero luego de ese día se desconoció su paradero.

Anuncios

La fuga del ex gobernador de Veracruz

Al momento del arresto, Duarte de Ochoa se encontraba en un hotel de lujo en el lago Atitlán de Guatemala, uno de los principales destinos turísticos del país centroamericano. "Es cierto señores, soy yo, Javier Duarte de Ochoa, el gobernador. No tengo más remedio que decir la verdad”, habría dicho a las autoridades en el momento del arresto. Estuvo más de seis meses escondido.

El triunfo de Enrique Peña Nieto

El presidente mexicano #Enrique Peña Nieto celebró la llegada de Duarte de Ochoa en México. Su captura – como también la de Tomás Yárrington en una pizzería en Florencia, Italia, los primeros días de abril – han servido como una bandera del proceso de “renovación” de liderazgo del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Duarte de Ochoa se convirtió en uno de los hombres más buscados de México y su captura y extradición son un éxito para las fuerzas de seguridad e inteligencia del País.

El recuerdo popular de la gestión

Según una encuesta del Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía, el 85 por ciento de los ciudadanos se sentía más inseguro durante el mandato de Duarte de Ochoa.

Anuncios

A pesar de que el estado de Veracruz se convirtió en uno de los lugares más violentos para la comunidad y particularmente peligroso para ejercer el periodismo durante su gestión (entre el 2010 y el 2016 fueron asesinados 17 periodistas), muchas personas recordaron ayer en las redes sociales los logros y la labor social del ex gobernador.

Para completar el cuadro, el procurador de general de la República declaró que el ex tesorero de Veracruz le pidió una audiencia porque quisiera hablar sobre el caso de Duarte de Ochoa con el presidente Enrique Peña Nieto. Añadió que no quiere que “se le salpique el aceite cuando se le avienten ajos”; un claro señal de que algo se esconde.

El procurador Raúl Cervantes Andrade encontró Tarek Abdalá, diputado del PRI y ex tesorero del ex gobernador acusado de corrupción, en un restaurante. Según el diario Proceso, el caso podría traer consecuencias para el jefe de Estado.