Se perfilan los nombres para las elecciones en 2018. En la Ciudad de México, el actual jefe de gobierno dejó muy mal posicionada su jefatura y su índice de aceptación fue cayendo desde su llegada, hasta la actualidad, situándolo como el jefe de gobierno con la peor aceptación de los capitalinos. Con un nivel de desaprobación por arriba del 65%, pese a ello, no ha negado su aspiración para competir por la presidencia de la república. La seguridad, la movilidad y el aumento a la violencia fueron los temas más polémicos de su gestión.

Los nombres que suenan para la capital

En la #CDMX hay varios nombres que se barajan con miras a la Jefatura de la Ciudad.

Anuncios
Anuncios

Por Morena, quien presume tener una amplia mayoría en la región, se escuchan los nombres de Martí Batres, Ricardo Monreal y #Claudia Sheinbaum, por el PRD se escucha a Alejandra Barrales y a Patricia Mercado y el PAN, aunque ha mantenido un bajo perfil respecto a anunciar tempranamente su contendiente, la delegada de Miguel Hidalgo, Xóchitl Gálvez, no descartó apostar por este cargo.

Las ventajas de la paridad en la transición

El aumento a la violencia contra las mujeres en la localidad, los casos no resueltos en materia de justicia contra las mujeres, los casos de invisibilidad, la desfavorable gestión del exprocurador Rodolfo Ríos, sobre todo en el manejo de casos como el de #Yakiri e Itzel, hacen pensar la urgencia de una mujer al mando de la jefatura de gobierno.

Erradicar ya la violencia contra la mujer

Es en necesario una mujer que gobierne con perspectiva de género, que no pacte ni negocie los derechos humanos y sobre todo que ponga en la agenda de prioridades la erradicación contra toda forma de violencia por cuestiones de género.

Anuncios

México está en una guerra invisible contra la mujer y la solución no viene de los hombres, debido a que no la consideran un tema urgente, dado que no la sufren ni la experimentan a diario. De hecho, una actitud con perspectiva de género por parte de los candidatos sería permitir que sus correligionarias ocupen los cargos de toma de decisión.

En estos momentos se mencionan más candidatas que candidatos, sin embargo, la paridad política no es un hecho consumado. Actualmente, de las 16 delegaciones, apenas 4 son gobernadas por mujeres, además de que la mayoría de los puestos que ocupan no es los de toma de decisiones. Esto es un hecho preocupante considerando que la capital mexicana presume ser la más avanzada en materia de derechos humanos y progresista. En los próximos meses se anunciarán las candidaturas y la Ciudad de México tendrá la oportunidad de darle un giro a esta violencia de género y regresar al camino de mejora de calidad de vida que venía lográndose.