Anuncios
Anuncios

Después de la elección de una Asamblea Constituyente [VIDEO] repleta de sospechas y posible fraude; la implementación de dicha asamblea con la subsecuente destitución de la Fiscal General, Luisa Ortega (una nueva "enemiga" política del gobierno de Maduro); y el supuesto alzamiento armado de un grupo de militares en un cuartel en el estado Carabobo, en Venezuela, la estabilidad política del país suramericano se perfila cada vez menos clara.

Ahora, ha llegado el turno del Mercosur que ha decidido "suspender políticamente" a Venezuela. Aunque Uruguay, y su gobierno de izquierda, no habían querido posicionarse ante la crisis venezolana, finalmente, los cancilleres de Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay, han decidido esta suspensión, que sólo tiene carácter simbólico pero que envía un mensaje de claro aislamiento para Venezuela y su gobierno.

Anuncios

El ministro de Exteriores de Brasil, Aloysio Nunes, ofreció declaraciones después de anunciar la suspensión, en las que afirmó que se trataba de un mensaje contundente para Venezuela y América: no más represión, ni dictadura, que se restaure la democracia. Aunque otros miembros, como el ministro de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, no descartan el diálogo, a pesar de las negativas del propio Nicolás Maduro. Mientras tanto, Bolivia, ha declarado que se trata de una maniobra "en contra" de Venezuela. Esta medida no implica la expulsión de Venezuela del grupo, ni la suspensión de tratados comerciales. Se trata, más bien, de una sanción diplomática y simbólica.

Crónica de una suspensión anunciada

No es la primera vez que Venezuela es suspendida del Mercosur.

Anuncios

Una sanción similar fue aplicada al país suramericano en el año 2016 por el incumplimiento de más de 400 normas para ser socio pleno del Mercosur además que, en ese momento, el propio Nicolás Maduro se autoproclamó presidente del bloque, después que Uruguay declinara presidir el grupo.

Aunque se trata de antecedentes claros para esta nueva suspensión, la severa crisis política y social en la que se encuentra el país desde hace más de cuatro meses, ha llamado la atención de países de todo el mundo. Desde la elección de una Asamblea Constituyente -manchada de fraude-, hasta la destitución de la fiscal general y la imposición de un nuevo calendario de elecciones, que claramente favorece al partido de gobierno, el Mercosur ha sido la última institución internacional que ha decidido plantar posición ante Nicolás Maduro y sus medidas que, para muchos, son arbitrarias y de carácter anti-democrático.

La reacción de Venezuela

Para el gobierno de Venezuela y su ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza, la decisión del Mercosur es "improcedente" y la aplicación del Protocolo de Ushuaia no se corresponde con la ley, además de afirmar que se trata de una suspensión basada en presunciones "ilegítimas".

Anuncios

El Protocolo de Ushuaia, fue firmado en esa ciudad argentina el 24 de julio de 1998, por los países miembros del Mercosur (Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay), y sus dos estados asociados (Bolivia y Chile). Este protocolo establece la llamada "Cláusula Democrática", una disposición que permite la expulsión y/o suspensión de un país del bloque si se detecta el quiebre del orden democrático.

Asimismo, medios de comunicación venezolanos han resaltado el hecho de que, desde que Venezuela forma parte del grupo, el flujo comercial entre miembros ha disminuido casi un 70%, intentado de esta manera restar relevancia a este bloque comercial y desestimando así, una decisión que a nivel diplomático y político se suma a las sanciones económicas impuestas por Estados Unidos y a las declaraciones brindadas por la Unión Europea. #Asamblea Constituyente de Venezuela #Mercosur suspende a Venezuela #Venezuela en el Mercosur