Anuncios
Anuncios

La crisis en #Venezuela aumenta con cada minuto. Después de 15 días en su casa, el líder de la oposición Leopoldo López ha vuelto a la cárcel por órdenes del presidente Nicolás Maduro. Ayer en la noche fue llevado por funcionarios del servicio de inteligencia bolivariana Sebil a la prisión militar Ramo Verde, donde pasó los últimos tres años de su vida.

El caso del alcalde de Caracas

Asimismo, el alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, fue sacado de su hogar en horas de la madrugada en pijama y con violencia, por agentes del Sebin. No se conoce su paradero. Vanessa Ledezma, la hija del alcalde que vive en Roma, denunció el hecho a través de las redes sociales: “Ayúdenme a difundir! Nicolás Maduro es el responsable de la vida de mi padre Antonio Ledezma.

Anuncios

El Sebil se lo ha llevado, no sabemos en dónde está. Que el mundo entero lo sepa!”. Este es el video publicado en Youtube por una vecina de Ledezma mientras se lo llevan entre golpes y gritos:

La fuga de Lilian Tintori

Con sorpresa y en medio de las polémicas, la esposa de López, la activista Lilian Tintori, salió del País hacia Miami, junto a sus dos hijos y la madre de Leopoldo. Declaró que los niños tenían programado un plan vacacional en el extranjero, pero se filtró que la familia fue amenazada por los agentes del Sebin que acompañaban al líder de la oposición en su casa.

Leopoldo López pasó tres años en la cárcel y fue condenado a 13 años de prisión. Según algunos representantes del gobierno, no cumplió la promesa de “llamar a la paz” y por ese motivo le fue revocada la medida de casa por cárcel.

Anuncios

Las acusaciones de Antonio Ledezma

En cambio Ledezma estaba en arresto domiciliario por motivos de salud desde el año 2015. Desde que fue detenido está en espera de una sentencia en su contra. El alcalde de Caracas, fundador del partido Alianza Bravo Pueblo, publicó un video el pasado lunes en el que rechaza la propuesta del gobierno de abrir espacio para la oposición en las elecciones regionales, canceladas dos veces este año. Ledezma denunció el fraude electoral del pasado domingo.

Unas elecciones parciales

El pasado lunes 31 de julio los venezolanos se despertaron con una doble realidad. Por un lado, el Consejo Nacional Electoral decía que en las elecciones de los miembros de la Asamblea Constituyente habían votado más de 8,5 millones de personas, el 41,53 por ciento de los electores. Por otro lado, la oposición declaró que la cifra real es de 2,5 millones de personas, el 12 por ciento del electorado.

Anuncios

Lo que es cierto es que 16 personas murieron en la jornada electoral, algo que no ocurría desde el año 1989.

Un “triunfo histórico” para la revolución

Tibisay Lucena, presidente del Consejo Nacional Electoral, declaró que al final del día el índice de participación era extraordinario: “Quienes quisieron impedir el derecho al voto, fracasaron”. Para el presidente Maduro, el domingo fue el día de una victoria, un nuevo triunfo para la revolución: Tenemos una Asamblea Constituyente. Se trata del voto más importante de la revolución en 18 años de historia”. El jefe de Estado pidió a los miembros de la Constituyente que le quiten la inmunidad parlamentaria a los diputados venezolano.

Un proceso del chavismo con el chavismo

Para la periodista Alicia Hernández, “no existe un modo para verificar los resultados del domingo. En esas elecciones no había observadores internacionales. Además, se trata de un proceso con candidatos exclusivamente del chavismo”. La oposición no tuvo la posibilidad de participar por los requisitos que fueron impuestos, así que la Constituyente es un proceso del chavismo con el chavismo. El único resultado posible era una victoria. Según el periodista Luis Carlos Díaz cuando se habla de fraude no importan las cifras. A la dictadura venezolana no le importan los votos. “Hoy con la abstención muchas personas han dado una lección interesante – explica el analista -. No han acompañado el fraude y se quedaron en casa a pesar de las amenazas y las sanciones. Bienvenidos. Lo que viene no será fácil. No será una guerra civil. Es una guerra en contra de lo civil”. #Trump