Anuncios
Anuncios

El embajador de México en Uruguay, Francisco Agustín Arroyo Vierya, fue acusado de ocultar alrededor de 1,2 millones de dólares en la Banca Privada d' Andorra (BPA), según publicó el medio español El País.

La noticia salió a la luz, luego de que el cotidiano tuviera acceso a documentos que confirmaban la transacción entre la institución financiera y el político.

Arroyo habría ocultado el dinero en el banco europeo por un trabajo realizado para un despacho de abogados con sede en Ciudad de México.

El ex diputado del Partido Revolucionario Internacional (PRI) reconoció dicho pago, pero aseguró que se debe a un trabajo que no puede revelar y enfatizó que se equivocó en haber ocultado el dinero en BPA.

Anuncios

La banca del principado de Andorra en 2015 fue intervenida por las autoridades locales, debido a que los principados directivos fueron procesados por haber estado vinculados con casos de #Corrupción como el famoso caso de coimas y sobornos realizados por la constructora brasileña Oderbetch. [VIDEO]

Además, las autoridades andorranas habían sido alertadas por Estados Unidos de que dicha banca habría estado involucrada en el blanqueamiento de dinero de carteles mexicanos y colombianos.

Según publicó El País, la cuenta a nombre del político azteca se abrió entre los años 2011 y 2012 y habría estado en uso durante cerca de tres años. Sin embargo, el mismo Arroyo manifestó que una vez que se cerró el depósito, se encargó de regularizar la situación y declaró el dinero en Hacienda.

Dentro de la documentación publicada por el periódico ibérico, está la solicitud de apertura de una cuenta PEP, sigla que hace referencia a personas políticamente expuestas como Francisco Arroyo.

Anuncios

En el oficio se detalla que Pedro Raymundo Salinas Arrambide, quien es el socio administrador de la empresa Salinas Arrambide y asociados (entidad a la que Arroyo le prestó dichos servicios jurídicos), tenía pendiente el cobro correspondiente a su actividad por 3 millones de dólares.

Cifra que podría cobrar y justificar sin ningún tipo de inconveniente. En el mismo documento se explica que Salinas cobraría el monto en dos cuentas que abriría en BPA. El primer pago sería a su nombre por un importe de un millón ochocientos mil dólares y el resto que equivale a un millón doscientos mil dólares sería pagado en una cuenta a nombre de Arroyo Vierya, quien según el mismo Salinas es miembro de su bufete de abogados a pesar de no estar en ninguna de las actas de su empresa.

En el documento del que se deduce que fue redactado entre 2012 y 2013, hace referencia a que el principal problema es que "Salinas", aunque se refieren a Arroyo es "Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados", sin embargo explican que están al tanto de que el ahora embajador también realiza actividades empresariales ajenas a su labor política.

Anuncios

Tras ser consultado por estos pagos, Francisco Arroyo explicó al medio hispano que la cifra se debe a un pago de honorarios de sus despacho. Además agregó que el dinero que alguna vez se pagó a su cuenta del banco de Andorra actualmente se encuentra en México y que además está al día con el pago de sus impuestos.

También enfatizó que está tan tranquilo con la normalidad de su situación tributaria que podría mostrar su declaración fiscal.

En la misma entrevista telefónica que realizó El País, Francisco Agustín Arroyo Vieyra aseguró que el origen del dinero es totalmente legal y que tiene la conciencia tranquila. Eso sí, no puede dar los nombres de los clientes para quien realizó los trabajos a través del despacho de Salinas y Asociados, ya que eso es parte del llamado secreto profesional. #Fancisco Arroyo