Anuncios
Anuncios

"Nunca había temblado [VIDEO]así", explica Nanaxhi de Gyves, periodista oaxaqueña quien radica en Ixtepec. El techo de su casa se derrumbó. Desde entonces sus familiares han tenido que dormir en el parque; sin embargo, cuando vio los daños en #Juchitán e Ixtaltepec se dio cuenta que su situación es afortunada.

"Mi casa no está para habitar: se cayó una parte del techo de la sala pero hay familias a quienes se les vino todo. Actualmente mi bebé y yo estamos en el domicilio de un tío y mi mamá se quedó con los vecinos en el parque".

Como nadie quería estar solo en la noche todos se ayudaron y montaron un campamento en el parque.

Anuncios

Platica que ante el momento de crisis el apoyo vecinal estuvo presente.

"Un señor de mi colonia no puede caminar y pues todos lo ayudamos. Fue una noche muy fea, dormimos muy poco y la comunicación llegó un día después: fue cuando empezamos a subir fotos y pedir ayuda".

Debido a que la ayuda no llega a todos por parte de La Marina, Nanaxhi decidió llevar víveres personalmente a las dos comunidades ya mencionadas. Ahí se percató de que muchas personas aún están en la calle.

"Lo primero que vi fue a señoras con los pies vendados, las casas derrumbadas; no hay agua y luz, apenas ayer regresó la comunicación en Juchitán", explica en exclusiva para Blasting News.

Narra que La Marina ya cerró las calles y se nota el movimiento de los militares, pero no es parejo. "¿Lo más complicado?, llegar a las personas aún sin luz y rescatar a los cuerpos por la falta de iluminación".

Anuncios

Lo primero que escuchó cuando llegó a las comunidades vulnerables fueron las quejas de los afectados porque los militares no entregan los víveres a todos. Las camionetas que mandaron no entraron a las regiones más afectadas.

Cuando visitó Juchitán [VIDEO] le tocó sentir otro temblor bastante fuerte, tal y como lo define. "Íbamos caminando y de la nada se cae la casa; La Marina también está tirando hogares".

"Muchas personas dicen: -pues de una vez, temen a que cuando termine todo la atención se desvíe, aunque se podrían rescatar las casas, las están tirando".

Temen perder lo poco que les queda

No todos quieren salir de sus casas porque aunque están en situaciones críticas aún les quedan cosas de valor, motivo por el que no acuden a los albergues.

La desigualdad no solo se ha dado por parte de La Marina, durante su recorrido la periodista se dio cuenta de que había testigos de Jehová que solo entregaron comida a los de su religión, cuando todo en esta situación debería presentarse con igualdad.

Anuncios

Manos a la obra

-Entiendo la terrible situación que viven en las comunidades afectadas, pero: ¿Qué rescatas de esta experiencia?

"La solidaridad de las personas, como vi que La Marina no llegaba para apoyar a todos decidí llevar víveres y por redes sociales publiqué mi número de cuenta. Hoy me depositaron cinco mil pesos".

La ventaja de ayudar con dinero al número de cuenta de la afectada es que el apoyo lo lleva de manera inmediata y documenta peso por peso.

"Perdí el registro de todos los que depositaron porque en verdad fueron demasiado. Incluso me ha estado escribiendo gente que no conozco".

No solo ella se solidarizó: cuenta que Ixtaltepec, los habitantes pusieron una cocina de tipo comunitaria. Ahí también ha hecho entrega de víveres. En esa región específicamente ella acudió con las personas que perdieron del todo sus domicilios o con gente diabética.

"Va pa largo"

Algo que le gustaría destacar: la situación "va pa largo", por lo que pide que no terminen de donar porque "la gente tiene qué comer". Desconoce en cuánto tiempo todas las personas sin hogar podrán dormir tranquilamente en sus domicilios. Con base en las autoridades de Juchitán, la cifra de viviendas con pérdida total hasta hoy alcanza las cinco mil. #Terremoto #oaxaca