La cultura enajenante que hace sucumbir a quienes nacimos en tierras mexicanas desde la época de La Colonia nos sumerge en una serie de mentiras y héroes fabricados por quienes escribieron la historia a su conveniencia. Siempre nos han hecho creer que los masones Miguel Hidalgo, Aldama, Allende y Josefa Ortiz de Domínguez dieron sus vidas para librarnos del mal gobierno, cuando la realidad no fue esa. Estos personajes que nos han vendido como héroes nacionales actuaron en beneficio de la casa de York a la cual pertenecían, pues era conveniente restarle autoridad a España arrebatándole sus colonias; fue así como iniciaron una conspiración para lograr su objetivo.

Anuncios
Anuncios

Usaron al pueblo para levantarse en armas contra España

Siempre planearon utilizar al pueblo para revelarse contra el control español, mientras conspiraban planeando todos sus movimientos, fueron descubiertos y tuvieron que adelantar su plan. Los militares Allende y Aldama fueron quienes realmente llevaban el control del movimiento, pero quien fue elegido para convencer a la indiada de colaborar fue Miguel Hidalgo, pues como sacerdote tenía absoluto poder sobre la conciencia de los colonos. Poco antes de la medianoche del 15 de septiembre de 1810 tocó las campanas de la Iglesia de Dolores para llamar a misa de gallo, al llegar los creyentes los convocó a luchar contra el mal gobierno; obviamente muchos se le unieron porque estaban cansados de ser explotados y humillados por los españoles, también liberó a muchos presos y los agregó a su improvisado ejército, tomó un estandarte de la Virgen de Guadalupe para darle más fuerza al movimiento logrando que en el camino más personas se le unieran en una sanguinaria guerra sin cuartel contra la aristocracia de la Nueva España.

Anuncios

Miguel Hidalgo permitía que la prole hiciera desmanes, matanzas, violaciones y saqueos con todo el odio acumulado que ellos tenían; por ese motivo Aldama y Allende tomaron la decisión de quitarle el mando de la contienda, sin embargo, lo tomaron como rehén para que el populacho continuara trabajando para ellos. Ya al mando de la contienda, hicieron que los movimientos ante los pueblos derrotados fuesen menos sanguinarios que antes. Ellos no pudieron continuar con su labor de arrebatar la Nueva España a la monarquía española, ya que fueron presa de una emboscada que los llevó a prisión, una vez juzgados fueron sentenciados a muerte y fusilados. Sus cabezas fueron expuestas como señal del poder que España tenía sobre los colonos. #Independencia #México