Anuncios
Anuncios

La noticia sísmica

Nada sería sorprendente en relación a la entrega del dinero que hará el gobierno federal a los ##Damnificados del terremoto [VIDEO] del 19 de septiembre, de no ser por el albacea que ha sido nombrado por el presidente Enrique Peña Nieto.

Virgilio Andrade, un funcionario púbico que ha estado en puestos de gran importancia para la nación, más por su relación de amigo con el jefe del ejecutivo que por sus méritos profesionales, es ahora el encargado de entregar los recursos económicos a los damnificados del #Terremoto.

Precisamente ese dinero que se tiene destinado para la reconstrucción de las viviendas, de cientos de personas que perdieron todo con el pasado sismo.

Anuncios

El reparto

El dinero en cuestión será entregado en tarjetas del tipo monedero electrónico con dinero en efectivo que va desde los 30 mil hasta 120 mil pesos.

La cantidad entregada será en relación al nivel de afectación que haya presentado quien se identifique como #damnificado.

Se calcula que existirán un promedio de 118 mil tarjetas por entregar, sin embargo de parte del gobierno federal, no existe un listado o dato concreto de cuantos de estos plásticos y con que cantidad son las que se entregarán.

Si Pitágoras ni la calculadora no nos falla, multiplicando el mínimo de recursos por el número de tarjetas, la cifra millonaria alcanza los 3,540 millones de pesos, exorbitante cantidad de dinero entregado a alguien que tiene un historial político tan negro y dudoso [VIDEO] en las función pública.

Anuncios

¿Será por eso que lo eligieron para la repartición?

El negro origen

Para todo mundo y más para los mexicanos, Virgilio Andrade era un perfecto desconocido hasta que fue nombrado Secretario de la Función Pública por el presidente –su entrañable amigo- para que lo investigaran a él, a la primera dama Angélica Rivera y al entonces secretario de Hacienda, hoy canciller Luis Videgaray, sobre la famosa Casa Blanca de las Lomas de Chapultepec y una residencia millonaria de Videgaray, las cuales les habían sido vendidas “con facilidades” por el Grupo Higa, quién era contratista del gobierno federal y “casualmente” ganaba varias licitaciones millonarias de obra pública.

Es decir el presidente ponía a investigar un caso escandaloso de corrupción que destapara Carmen Aristegui, a uno de sus mejores y fieles amigos.

“No morderás la mano de quién te da de comer”

Después del regaño oficial del que fuimos objeto todos los mexicanos por parte de la primera dama Angélica Rivera, al haberle descubierto y tener que darnos explicación pública sobre su patrimonio que según ella, había ganado en Televisa con sus telenovelas y una “exhausta” investigación de largos 6 meses, el entonces secretario de la Función Pública, exoneró de todos los cargos a Peña Nieto, su esposa y Videgaray.

Anuncios

“Usted disculpe, por tener la mente tan cochambrosa y dudar del origen limpio de sus propiedades” ¡Ah que pueblo tan mal pensado!

Después de ese acto de circo Andrade renunció, desapareció y fue rescatado por quien desea ser hoy presidente de la república en el 2018, José Antonio Meade, quién le dio la dirección general del Bansefi, institución de banca de desarrollo, reprobada en transparencia con 28.1 puntos sobre 100.

Saque usted sus propias conclusiones.

El destino del dinero

Por desgracia en México estamos tan maleados que ya todo lo vemos mal.

Si el señor Andrade aprendió a repartir con las lecciones de Topo Gigio (uno para ti, dos para mí) los recursos seguramente faltarán o quedarán cortos.

Esperamos equivocarnos y que ese dinero llegue a manos de quien realmente lo necesite.

No es casualidad que la fundación Carlos Slim y el fideicomiso Fuerza México de empresarios privados hayan preferido manejar los recursos obtenidos por otras vías para su eficiente entrega.