Anuncios
Anuncios

“Simpática”. No puedo calificar de otra forma la visita del primer ministro de Canadá el día de ayer, al congreso de la nación. Obviamente esto nada tiene que ver con el mandatario de aquella nación que pareciera estar en paz con todo el mundo, pero es risible lo que ahí se vio.

Justin Trudeau es probablemente una de las personas con mayor aceptación en la opinión pública internacional. Se ha declarado abiertamente a favor de los derechos igualitarios de la comunidad LGBTTTIQ; conformó su gabinete por 15 hombres y 15 mujeres de distintos orígenes, representando la diversidad canadiense, además de estar altamente calificados en su rubro; nombró a una mujer como ministro de justicia; acciones contra el cambio climático; acoger a refugiados de guerra; apoyar a la clase media en función de empleo e impuestos, o cosas tan simples como dejarse ver en competencias atléticas o hacerle cara al nefasto apretón de manos de Donald Trump. Estas acciones han hecho que sus bonos suban como la espuma, dejando atrás una década de gobierno conservador en su país.

Anuncios

Además, claro está, de ser bien agraciado físicamente.

Este listado de características, han hecho del regente del país de la hoja de maple, una especie de rock star de la política mundial. Y por supuesto que estas características no pasan desapercibidas en nuestra nación, entonces, su visita causó gran revuelo.

Entre selfie, pancartas y gritos de: “I love you, Justin”, a la entrada y salida del recito donde se toman las decisiones importantes de este país, se pudo ver a diputadas y senadoras rodeando a Trudeau.

El respeto al derecho ajeno es la paz

Ya en el congreso el primer ministro arrancó ovaciones de los ahí presentes, cuando se pronunció a favor de la defensa de los derechos del trabajador, mencionando que el congreso debe promover que el crecimiento del país fuera disfrutable y llegara a todos, y después cuando citara en español casi perfecto, al ex presidente y rostro de los billetes de 20 pesos, Don Benito Juárez, diciendo: “entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”, levantando de los curules, que por cierto y asombrosamente estaban llenos, a los dueños de los mismos.

Anuncios

Mesura que el pueblo te vigila

Una verdadera lluvia de buenas voluntades y diplomacia. Pero, y por eso calificó esto de “simpático” el numerito, y es que hay que tener poca madre, ya que, en ese recinto, si algo no se preserva ni es prioritario, son los precisamente los derechos del trabajador. Mientras a Don Benito, sólo los conocen en los billetes de veinte que seguro dejan de propina en los lujos restaurantes, donde comen sus sagrados alimentos. Entendemos el carácter de la visita, y que si no “hacemos migas” con los canadiense por aquello del TLC, nos puede ir mal, pero de eso a ovaciones de pie, y alaracas por “sentirse inspirados”, hay mucho trecho. Mesura, congreso de la unión, mesura. El pueblo te observa con hambre y sus 70 pesos en la bolsa. #MesuraCongreso #JustinTrudeauEnMexico