Anuncios
Anuncios

Aunque faltan algunos meses para las elecciones presidenciales, [VIDEO] en #México ya se respira el ambiente de campaña electoral. Los principales partidos políticos del país se preparan para presentar a sus candidatos. Están calentando los motores para carrera hacia Los Pinos.

Una de las primeras candidaturas que se ha formalizado es la de María de Jesús Patricio Martínez, portavoz del Congreso Nacional Indígena de México. #Marichuy, como es conocida por todos, se define como la candidata que “hace temblar el poder”. Su propuesta: una estrategia para combatir el sistema capitalista que reina en México. Según la líder popular, el plan alternativo tiene que surgir de las organizaciones indígenas mexicanas.

Anuncios

“Son ellos quienes pueden oponerse al robo de las tierras y la explotación de los recueros naturales que llevan a cabo cotidianamente las empresas multinacionales presentes en el país, la oligarquía y el mismo Estado mexicano.

El tour de los caracoles zapatistas

Nacida en Tuxpán en el 1963, Marichuy es miembro de la comunidad indígena [VIDEO] nahua. Es una curandera muy famosa y médico tradicional y una activista de los derechos humanos. Es también candidata a la presidencia por parte del Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Desde el pasado mes de octubre, la líder indígena recorre México en el primer tour de los caracoles zapatistas. Marichuy visitó varios lugares históricos de la lucha zapatista en Guadalupe Tepeyac, Morelia, La Garrucha, Oventik y Roberto Barrios. La lucha anticapitalista y en defensa de la dignidad indígena son sus principales banderas políticas.

Anuncios

Una revolución desde abajo

La propuesta electoral de Marichuy es la de convertirse en la “piedra en el zapato” de los grupos de poder oligarcas en México. Ella propone una nueva forma de gobernar, en la que los electores tengan la posibilidad de participar en primera persona en la construcción de un camino anti-sistema sin la fuerza de los poderes institucionales. La apuesta es que los electores perciban a la líder indígena como una alternativa a la política tradicional mexicana que tanto a decepcionado a los mexicanos. La candidata de los caracoles zapatistas no está siguiendo el poder – asegura su plataforma política – sino que busca un cambio para cambiar las bases del país. Se trata de una inédita revolución desde abajo.

La propuesta política de Marichuy

Marichuy trabaja en contacto directo con la comunidad en Tuxpán desde el año 1992. En el 2001, durante la Marcha del color de la Tierra organizada por los zapatistas desde la localidad de Chiapas hasta Ciudad de México, fue una de las pocas mujeres en tomar la palabra junto a la Comandante Esther.

Anuncios

La líder indígena habló ante los diputados, asegurando que “la violencia del sistema capitalista y del sistema patriarcal han impuesto el silencio en las comunidades y la imposición de negarse a decidir sobre sus propias vidas y sus propios cuerpos”. Martínez denunció la represión de las fuerzas de poder en contra de muchos grupos indígenas (como lo demuestra la masacre en Ayotzinapa). Su discurso político va dirigido no sólo a las clases sociales más pobres en el sector rural sino también a los trabajadores explotados en los grandes centros urbanos.

Una lucha femenina

Durante sus primeras marchas, Marichuy logró cambiar el mecanismo machista que impera desde hace siglos las comunidades indígenas. Reconoció el valor de las niñas y las mujeres en esas comunidades, dándoles peso político y social. En México se registran aproximadamente siete feminicidios al día y la clase dirigente es preponderantemente del género masculino. Ella es la primera mujer indígena que aspira a la presidencia mexicana. “Son las mujeres las que sufre más dolor por los asesinatos, las desapariciones y los encarcelamientos que ocurren con arbitrariedad en este país – dijo Marichuy en un evento en Oventic, Chiapas -. Somos las que más sufrimos porque vivimos la mayor parte de las opresiones […] Por ellos somos más capaces de transformar esa rabia y ese dolor en un verdadero cambio”. #elecciones