Sin duda, en los últimos años, han proliferado varios reemplazantes de las leches que provienen de los animales. Esto se deba no solo a la adopción del vegetarianismo como un estilo de vida sino también a las desventajas que se han descubierto en torno a la leche de vaca, la más consumida a nivel mundial.

Problemas de la leche de vaca

Científicos de la Universidad de John Hopkins en Estados Unidos han estudiado el tema durante años y llegaron a la conclusión de que la leche de vaca está sobreestimada como fuente irremplazable de calcio y que "generalmente está contaminada con rastros antibióticos que causan alergias, problemas digestivos y ha sido relacionada con la diabetes juvenil", así lo afirmó el Dr. Franz Iski, uno de sus investigadores.

Una alternativa saludable

Las leches fabricadas a base de cereales y frutos comenzaron a ganar terreno debido a que muchos las han adoptado como alternativa a la leche de vaca. Por ello te compartimos cuatro opciones sanas y nutritivas que bien suplantan a la leche de origen animal.

Leche de soya

Aporta pocas calorías y gran riqueza en proteínas. Cuenta con los aminoácidos esenciales para el cuerpo, por lo que se digiere con facilidad y previene ciertas enfermedades. Contiene lecticina, una sustancia que ayuda a prevenir problemas cardíacos y ayuda a mantener las arterias limpias. Algunos estudios afirman que el consumo regular de soya previene el cáncer de próstata y mama, ya que contiene una isoflavona que aumenta la actividad de la proteína p53. También es recomendada cuando se hacen dietas para bajar peso.

Leche de arroz

Es muy energética por su alto contenido en hidratos de carbono, este tipo de leche es especial para las personas que hacen dietas pues quema calorías porque es una bebida baja en grasas saturadas y lactosa, además de que ayuda a reducir el colesterol, mejorar el sistema digestivo y es una buena fuente de calcio Sirve también para regular la presión cardíaca y baja los niveles de ácido úrico.

Leche de almendra

Contiene proteínas y ácidos esenciales. Aporta cantidades importantes de vitaminas A, B1, B2, y E, todo esto ayuda al buen funcionamiento cardiovascular, ayuda a reducir los niveles altos de colesterol y previene los problemas de osteoporosis causados durante la menopausia y protege las paredes del intestino.

Leche de avena

Tiene bajas cantidades de calorías. Al no contener lactosa ni colesterol, es ideal para los alérgicos a esta la leche y leche de soya. Contiene vitamina B1, B2, B3, B6 y vitamina E, A, D, B12, además de hierro, calcio, sodio, potasio, omega 6 y zinc. #Salud