¿Has pensado alguna vez la importancia que tienen ciertos alimentos en etapas específicas de tu vida, como la adolescencia o el embarazo?

A toda edad debes seguir una dieta completa y equilibrada, pero hay nutrientes específicos que tu cuerpo requiere para estar saludable. Asegúrate que estos consejos estén presentes en casa platillo.

A los 20

En esta etapa de crecimiento es importante el consumo de hierro, el cual se encuentra en los vegetales de hojas verdes y en algunas leguminosas. “Este mineral oxigena tu cerebro y evita padecimientos como anemia y fatiga, además fomenta la facilidad de aprendizaje, retención de información y memoria”, asegura la nutrióloga Rocío Silva, de NutriciónSas; así mismo es indispensable en la dieta de mujeres porque ayuda a reemplazar los nutrientes que se pierden durante la menstruación.

Fomenta: Brocoli, col, espinacas, carne roja, pescado, hígado, frijol, habas garbanzo y frutas.

Evita: Café -porque impide la absorción de hierro-, grasas saturadas (comida rápida) y refrescos.

A los 30

A principios de esta década tu metabolismo funciona de manera óptima , por lo que es necesario incluir calcio en tu dieta con el fin de absorberlo y almacenarlo para que en un futuro no padezcas descalcificación de huesos, sugiere la Osteoporosis and Related Bond Diseases National Resource Center, de Estados Unidos. De igual forma, este mineral es imprescindible durante el embarazo ya que proporciona la bebé los componentes básicos para su formación ósea, además, también sirve para optimizar el funcionamiento de tus músculos y la transmisión de mensajes a través de los nervios. “Evita consumir productos de bajas calorías o light, ya que no tienen los nutrimentos que tu bebé necesita”, explica la experta.

Fomenta: Alubias, leche entera, pescado, huevos, mantequilla, queso, hongos, aceites vegetales, germen de trigo, cereales integrales, lechuga y espinaca.

Evita: Leche en polvo –porque no absorbe con facilidad-, grasas saturadas (ya que aumenta el colesterol en la sangre) y la cafeína.

A los 40

La nutrióloga señala que las vitaminas A y E deben estar presentes en tus alimentos, ya que su función antioxidante regenera las células muertas de nuestro organismo y por tanto evita el envejecimiento prematuro de la piel. Por otro lado, incrementa tu consumo de lácteos y modera la cantidad de sal y azúcar en tus platillos. Incluye vitamina C que refuerza el sistema inmunológico.

Fomenta: Pimiento rojo, puré de tomate, kiwi, fresa, chícharos, jugo de naranja, melón, cítricos, granos y tortillas.

Evita: productos enlatados o altos en conservadores, sal azúcar y grasas saturadas. #Salud