Siempre se ha dicho que las harinas engordan, y por ese motivo, las personas han dejado de comer esos y otros carbohidratos. Es muy probable que hayas adelgazado si de pronto dejaste de consumirlas, pero la razón principal fue seguramente el que hayas suspendido las salsas, rellenos plenos de calorías que muchas veces acompañan la pasta y oros de estos alimentos. Fue ese un tiempo en el que mucha gente empezó a ver el pan, la pasta y los cereales como enemigos de la dieta a pesar de que, por el contrario, son precisamente los encargados de dar la energía para moverse y gastar más calorías. Durante la digestión, esos alimentos se transforman en glucosa que suministra el combustible para el sistema nervioso central. En otras palabras, cada reflejo de tu cuerpo depende exclusivamente de la ingestión de carbohidratos. Es por esa razón que te sientes más animada después de comer una rebanada de pan,  o te sientes débil si eliminas todos los cereales y harinas de tu alimentación. Cuando experimentas deseos de comer algo dulce, tu cuerpo en realidad está pidiendo carbohidratos, justamente porque tu reserva de energía ha sufrido una baja.

Tú necesitas de 6 a 11 porciones cada día

1 porción = a una rebanada de pan de caja, 2 cucharadas de arroz o media barra de cereales.

La falta de carbohidratos hace que las proteínas se transformen en energía. Esto es un desperdicio para tu organismo, porque ellas cumplen otras funciones.

El exceso se convierte en grasa, que va a acumularse principalmente en cintura y cadera.

Tubérculos

Contiene almidón que es la fuente más importante de carbohidratos, además de los azúcares. En su composición también entra buena cantidad de fibra, lo que beneficia la digestión lo que ayuda a limpiar el organismo.

Cereales y harinas

Este grupo de carbohidratos está presente en el arroz, la pasta, los panes y las galletas bien sea en forma de harinas o granos (avena, cebada, trigo). Si se consumen con moderación no engordan. Pues a pesar de que los carbohidratos poseen el mismo valor calórico de la proteína (1 g suministra 4 calorías), se quemas más rápido, porque tienen bajo porcentaje en grasa.

Azúcares

La energía viene del azúcar en varias formas (sacarosa, fructuosa, lactosa), y por eso es difícil decir qué cantidad ingiere una persona, toda vez que la mayoría hace parte de otros alimentos. En los Estados Unidos, por ejemplo, se comprobó que sus habitantes consumen 50 g de azúcar diariamente, ¡sólo por cuenta de los bocadillos de consumo habitual! El peligro está en que los excesos se transforman en el organismo en grasa, que, poco a poco, se acumula en las arterias.

Por todo esto, procura variar el tipo de carbohidratos de tu dieta para asegurar la cantidad ideal de nutrientes sin excederte en calorías.  #Salud #Nutrición