Los beneficios de la lactancia natural son muchos y muy conocidos. Se sabe que el "calostro", que es la primera toma después del alumbramiento, tiene efectos beneficiosos en el recién nacido. El bebé recibe la protección necesaria contra los patógenos y alérgenos, además de que está considerado como un buen laxante natural.

Se sabe por ejemplo, que los niños que han disfrutado de una lactancia prolongada tienen una menor tendencia a padecer obesidad, diabetes o problemas en los dientes. Pero esto no sólo es beneficioso para el bebé, sino que también lo es para la madre, ya que reduce las posibilidades de hemorragia post-parto y de padecer anemia, aumenta la fortaleza de sus huesos y favorece la disminución del tamaño del útero tras el parto en un período de tiempo más corto.

A parte de los beneficios para la #Salud de ambos, y el hecho de que fortalece el vínculo entre la madre y el recién nacido, la lactancia materna tiene también otras ventajas de diversa índole, como por ejemplo: siempre se mantiene a la temperatura adecuada, no contiene patógenos y por supuesto, es gratis. El ahorro económico, que tendría la prolongación de la lactancia sobre los sistemas sanitarios es el objeto del estudio que se ha llevado a cabo en el Reino Unido.

En este estudio que ha sido recientemente publicado, se explica que al prolongar el tiempo de lactancia, se ahorrarían muchos costes sanitarios derivados de la alimentación artificial de los niños. Según estas investigaciones, en el Reino Unido, podrían ahorrarse al año más de cincuenta millones de euros, evitando las patologías más frecuentes mediante la prolongación del tiempo de lactancia, como serían los problemas gástricos y respiratorios, así como las dificultades derivadas de los nacimientos prematuros.

El problema, es que muchas mujeres abandonan la lactancia antes de tiempo, aunque no deseen hacerlo, por la problemática que se genera al compaginar esta práctica con la vida laboral. Por lo tanto, si se les dieran a las madres las facilidades necesarias para que pudieran amamantar a sus bebés durante más tiempo, el coste de estas medidas quedaría justificado con creces al ahorrar muchísimo más dinero del que se gastaría en ellas. La solución estaría, dicen los investigadores, en "dar el apoyo necesario a las madres que ya han elegido prolongar la lactancia, para que continúen haciéndolo".

La organización UNICEF asegura que casi en su totalidad, "todas las mujeres pueden dar el pecho a sus bebés si reciben los consejos y el apoyo necesarios", y recomienda prolongar la lactancia durante los primeros seis meses de vida del recién nacido. UNICEF ya ha iniciado en el Reino Unido una campaña para concienciar a las madres y a los trabajadores sanitarios. #El malestar que ocasionan las Enfermedades