Para la mayoría de las personas, un ataque de vómito es algo parecido a una tortura. Así que es fácil simpatizar con la duquesa de Cambridge, Kate Middleton, quien espera la llegada de su segundo hijo en medio de agotantes problemas de #Salud, pues se reveló que, al igual que en su primer embarazo, está sufriendo de una condición debilitante denominada hiperemesis gravídica (HG), que causa náuseas y vómitos hasta el punto de tener pérdida de peso y deshidratación.

Este mal -grave, por cierto- la persigue desde las 12 semanas de gestación, por lo que Kate está en tratamiento por HG, una vez más - que no es del todo sorprendente, ya que las mujeres que sufren de este problema en un embarazo tienden a tenerlo de nuevo, aunque a menudo menos severo que la primera vez- .

"El HG en el segundo embarazo es un recordatorio. Las mujeres que experimentan esta condición tienen una probabilidad del 80% de repetir ese diagnóstico en embarazos futuros", destacó un comunicado de la Her Fundation, una red de sobrevivientes de HG y centro de información sobre esta condición. "Y mientras que la severidad y duración de los síntomas varían entre las mujeres, el HG sigue siendo una debilitante e incluso potencialmente mortal condición médica que puede tener graves consecuencias para la salud de la mamá y el bebé", agregó el comunicado.

Puesto que la condición es genética, el 20 por ciento de las mujeres que se ven afectadas podrían tener una hermana que haya tenido o que sufrirá HG, y el 30 por ciento tiene una madre que tuvo HG, aseguró Marlena Fejzo, de la Universidad de Harvard, una destacada investigadora en HG.

Fejzo, quien es miembro del consejo asesor de la Fundación HER dijo que las complicaciones maternas graves por HG, pueden incluir desprendimiento de retina, costillas fracturadas, tímpanos soplados y desgarres esofágicos, todo a consecuencia de los vómitos frecuentes, así como la desnutrición.

Fejzo ha encontrado a través de su investigación, que el 18 por ciento de las mujeres que han sufrido HG por un embarazo, terminan con trastorno de estrés post-traumático, mientras que el 37 por ciento decide no tener más hijos porque no quieren soportar un HG nuevamente. Además, el 15 por ciento de las enfermas de HG terminan tomando la dolorosa decisión de abortar. También ha habido algunos informes de muertes maternas, como resultado de desgarres de estómago y sangrado. "Así que es muy grave", señaló la investigadora.

Por su parte, la Dra. Irina Burd, directora de investigación de la división de medicina materno fetal en la Universidad Johns Hopkins, en Maryland, mencionó que no solo se trataba de una enfermedad bastante rara, que afecta sólo a aproximadamente uno a dos por ciento de las mujeres embarazadas, sino que es devastadora. "Tratamos de manejar el tratamiento de una paciente con este diagnóstico desde casa, pero a menudo termina con una hospitalización", dijo Burd. "Cada paciente y cada situación requiere una atención personalizada. Las náuseas y vómitos constantes pueden llevar a las futuras mamás a tener deficiencias vitamínicas peligrosas, pérdida de peso y deshidratación, es por eso que seguido se requiere hospitalización". Y aunque Kate Middleton no ha llegado a este punto en este segundo embarazo, sí estuvo en riesgo en el primero, por esa razón se encuentra bajo constante vigilancia médica.