"Mi nombre es Albert López, aunque muchos me conocer por “Fari” o “Lupe”. Tengo 21 años y actualmente me considero piloto de mi vida.", indica un joven español que ha sido diagnosticado de cáncer en tres ocasiones y actualmente lucha contra una metástasis en su pulmón, sin ayuda de quimioterapia y contando al mundo su experiencia.

De acuerdo con Albert, su filosofía de vida más allá de la tristeza, el dolor o la muerte. Con su blog, pretende transmitir su única arma, la cual le ha servido para ganar la batalla en dos ocasiones al cáncer que parece: Creer en uno mismo.

Con la etiqueta #viviracontracorriente, el ex jugador de balón mano pretende contagiar a las personas que han sido diagnosticados o tienen en su familia alguien con esta enfermedad, de la esperanza que muchas veces no obtienen del lado médico y ver al cáncer como una oportunidad de liderar su propia vida y "convertirse en piloto" de ésta, tomando las decisiones necesarias para ello.

A través de su página, el joven narra cómo pasó de una promesa del deporte en su país a un enfermo de un padecimiento que en muchas ocasiones es sinónimo de muerte, sin embargo él rebate que esto sea así.

Relata que a los 17 años fue diagnosticado de cáncer, sin embargo, esto no impidió que siguiera jugando con su equipo de balón mano y tras siete meses de tratamiento por fin lograba vencer por primera vez a esta terrible enfermedad. El triunfo lo compartió con sus compañeros de juego al ganar la liga nacional de España.

Poco después, el cáncer reincidía y Albert tuvo que operarse de un pulmón y dejar el deporte. Sin embargo, esta disciplina ya le había enseñado el respeto, la disciplina, el esfuerzo, el valor, las ganas, el compañerismo y a no rendirse jamás.

Fue ahí cuando tomó una difícil decisión y se alejó de la medicina convencional (quimioterapia), la cual estaba llena de malos pronósticos y comenzó a cuidar su salud a través de una dieta especial, la cual siguió al pie de la letra durante dos meses y logró desaparecer el tumor de su organismo.

Tiempo después las pruebas de control le dieron malas noticas: el cáncer aparecía por tercera vez en su vida. Esta vez estaba convencido que ya no podría operarse de nuevo, debido a la ubicación del tumor. La más reciente experiencia lo alejó de las aulas, donde estudiaba arquitectura y pese a la negatividad de su oncólogo decidió no rendirse jamás.

"Solo o acompañado empezaré a remar río arriba, intentando ganar una enfermedad que todo el mundo le tiene miedo, pero que yo no, a mi solo me enseñaron a RESPETAR", indica.

El cáncer es una de las principales causas de muerte en el mundo entero, no obstante, Albert invita a la gente a su proyecto y a formar una manera de ver la vida de una manera más activa y tomar el timón de nuestro destino.  #El malestar que ocasionan las Enfermedades