De acuerdo con el sitio Medline Plus: "La hiperhidrosis es una afección por la cual una persona suda excesivamente y de manera impredecible. Las personas con hiperhidrosis pueden sudar incluso cuando el tiempo está fresco o cuando están en reposo." Es una falla del sistema simpático. Se estima que el 3% de la población la padece; afecta de igual manera a hombres y mujeres. Hasta el 40% de los pacientes tiene otro miembro de la familia con el mismo trastorno, por lo que es una enfermedad hereditaria."

Existen dos tipos de hiperhidrosis; la palmar y axilar, quienes la padecen sudan copiosamente de las axilas, palmas de manos y pies. Hay otras personas en las que el sudor se presenta en cara, espalda y abdomen. Algunos pacientes incluso pueden tener pequeñas erupciones o burbujas entre los dedos, que al reventarse arden un poco. Y al escribir sobre libretas o cuadernos, el papel se llega a mojar.

La hiperhidrosis limita y avergüenza en muchos momentos. En el caso de las axilas, no importa que tanta limpieza tenga el paciente, indudablemente en días de calor e incluso en invierno, provocan mal olor en alguna hora del día. Además las prendas de ropa quedan apestadas y por más que se las laven en máquina y/o a mano, no vuelven a oler bien.

Con la llegada de los antitraspirantes clínicos (cuyo precio es un 50% más alto que otros) el sudor axilar no se erradica, pero al menos el olor se disminuye hasta en un 90%. También hay antitraspirantes de grado farmacéutico que pueden dar mejores resultados.

En cuanto a los pies sudorosos, el uso de talco evita el olor. Sin embargo, las plantas de los pies permanecen húmedas y al usar calzado sin calcetines, provoca a veces ampollas porque con el sudor se resbalan dentro de los zapatos.

Sin duda, lo peor es el sudor de las manos. Para los pacientes con hiperhidrosis, puede ser una pesadilla llegar a una entrevista de trabajo, con el stress que de por sí representa y saber que sus manos sudarán mucho al saludar al entrevistador. Y lo mismo pasa en presentaciones con gente nueva y en interacciones sociales. A nadie le gusta sentir una mano mojada.

Algunos médicos afirman que no hay remedio, otros que hay fármacos que ayudan mucho, pero al dejarlos de usar el problema vuelve. También existe un procedimiento quirúrgico irreversible. Su gran desventaja es que elimina la sudoración en las manos, pero el exceso de líquido saldrá por otra parte, generalmente el abdomen; lo cual no lo hace una cura efectiva. Finalmente cada paciente puede buscar la solución que más le convenga. #El malestar que ocasionan las Enfermedades #Salud #Medicina