Cuando un patrón o empleador contrata a una mujer en estado de fertilidad, de antemano conoce  que existe la posibilidad de que esta en algún momento de su vida decida tener familia, por lo cual es obligatorio cumplir con la Ley Federal del #Trabajo y otorgarle las facilidades y derechos a los que esta tiene acceso.

La Profesora de Derecho Laboral, Patricia Lemus Raya, del Tecnológico de Monterrey explica  que La Ley Federal De Trabajo dice que la mujer en estado de gravidez tiene que dar aviso de su estado y que por ende “el patrón  y proveer lo de cuidados especiales necesarios a sus trabajadoras”.

La profesora del Tec. Campus Ciudad de México¸ señala que en caso de que el patrón la obligue o a la descuide al brindar cuidados especiales el patrón tiene una sanción tanto económicas como legales.

“Los patrones reciben  sanciones económicas principalmente, hay  inspecciones de trabajo  de la Secretaria de Trabajo y Previsión Social, y les mandan sus inspectores para revisar y llevar a cabo el cotejo de cuantas mamas en estado de gravidez llevan, cuando alguna de estas trabajadoras mamás se queja o levanta demanda ante la autoridad correspondiente  entonces se le sanciona de manera económica” dice.

Y agrega que las sanciones incluso van hacia el ámbito penal pues caso de algún incidente mayor “parecería que se tratara de un homicidio culposos”.

Además los jefes tienen la obligación de suscribir a la futura mamá ante alguna institución de seguridad social, de lo contrario tiene la obligación de absorber todos los gastos “el es que paga las consultas, hospitalización,  el parto, el  paga todo”.

Asimismo, la Ley Federal del Trabajo garantiza un descanso de seis semanas antes del parto y seis semanas después con salario íntegro; a dos descansos diarios de media hora para alimentar al bebé; derecho a trabajar durante el  embarazo todo el tiempo posible y desempeñar su trabajo de manera segura.

“Si hay una complicación de parto o que el bebe tenga algún problema se le dará – a la mamá -  una prorroga de tiempo con el 50 por ciento de su salario (siempre y cuando no rebase los 60 días), si los rebasa el salario disminuye, sin embargo contará con la protección de que regresará a su puesto en las mismas condiciones en que lo dejo, siempre y cuando no haya pasado más de un año de ausencia”.

Finalmente, Lemus Raya expone que la ley dice a todos los patrones “que hay que ser capaces de proteger a mujer tanto física como mental e  incluso de cuestiones emocionales” a las trabajadoras en estado de vulnerabilidad. #Salud

Cabe destacar que en pleno siglo XXI aun existen violaciones a la ley en estos casos siendo las mujeres víctimas de discriminación; para ser contratadas en un trabajo, se les exigen exámenes de ingravidez, suelen ser víctimas de despido injustificado o reducción de salario.