Entre los alimentos conocidos por tratar la enfermedad más temida del siglo, encontramos los productos ricos en resveratrol o seanol. Estos compuestos químicos naturales tienen el poder de destruir el metabolismo único de las células cancerosas, sin dañar ningún tejido sano. Las fuentes más ricas en resveratrol son el té verde, la toronja, las uvas y arándanos.

A esta lista, los expertos han añadido recientemente un vegetal de origen asiático, muy popular en Japón: el melón amargo. Muchos creen que esta podría ser la razón por la cual los residentes de Okinawa, de donde proviene el vegetal, viven vidas más largas.

Diluido hasta 5 % con agua, ej jugo de melón amargo demostró ser extremadamente poderoso en la lucha contra las líneas celulares de cáncer de páncreas. Después de solo 3 días de tratamiento se pudo observar una reducción sustancial (más de 98%) de las células cancerosas.

La explicación es simple. Las células cancerosas se alimentan con glucosa. El melón amargo tiene la capacidad de destruir su metabolismo. En la ausencia del azúcar, las células cancerosas empiezan a morir.


Normalmente, las células enfermas se eliminan a través del proceso de la apoptosis. Pero en la presencia de tejido canceroso, este proceso de eliminación de células defectuosas se interrumpe y deja de funcionar con eficacia. El melón amargo tiene la capacidad de reiniciar el proceso, y de restaurar el ambiente para satisfacer las necesidades de supervivencia, #Salud y bienestar.

La eficiencia de esta verdura milagrosa se demostró en un estudio de la Universidad de Colorado. Los experimentos se llevaron a cabo en unas ratas de laboratorio. Los resultados mostraron que los roedores que comieron el melón amargo han experimentado una reducción del tumor pancreático de hasta 64 por ciento .Una tasa de éxito que ha excedido muchos tratamientos de quimioterapia.

El melón amargo ha demostrado ser un potente tratamiento también para la diabetes. La investigación reveló que este vegetal puede mejorar el síndrome metabólico gracias a los efectos benéficos sobre el metabolismo de la glucosa.

Debido a los resultados espectaculares, las compañías farmacéuticas ya han pensando en usar el vegetal para crear un nuevo medicamento, que podría revolucionar el tratamiento del cáncer.