En México existen diversos programa que ayudan a la estimulación temprana del niño en diversos campos de trabajo - desde el ámbito público hasta el privado - debido a que el desarrollo de los niños es de suma importancia incluso para el desarrollo de un país.

De acuerdo con la Organización Mundial de la #Salud (OMS) la vigilancia de los #Niños - desde el recién nacido hasta los tres primeros años de vida - es esencial ya que es una etapa crítica para el futuro de cada uno de los pequeños.

De hechos expertos coinciden en que dicho seguimiento es posible y recomendable hacerse desde la etapa del embarazo, así lo declaró Jesica Nisaya Contreras Toledo, egresada del Posgrado en Rehabilitación Neurológica de la Unidad Xochimilco de la Universidad Autónoma Metropolitana.

En entrevista, la también profesora, consideró vital la "intervención temprana", para "identificar a los niños que tienen más riesgo de padecer alguna secuela en su desarrollo integral".

"Consideramos que se debe evaluar desde recién nacidos (desde el primer mes) hasta los dos años esto, con la finalidad de identificar aquellos casos en los que se puede intervenir antes de que se presente una secuela o un daño en el desarrollo", dijo.

Por lo anterior el Sistema de Vigilancia y Promoción del Desarrollo Integral del Niño (Siviprodin), la UAM, el Instituto Nacional de Pediatría (INP) y Cimigen -institución de asistencia privada no lucrativa-, han creado un sistema (único en su tipo) que permite detectar a partir de valoraciones integrales alguna deficiencia en el desarrollo del menor.

"Nosotros hablamos de intervención temprana para detectar aquellos casos principalmente que requieren una intervención especifica y, para aquellos que no la requieran darles estrategias importantes que favorezcan su desarrollo de manera integral, esto quiere decir, que abordamos desde de la parte motora o lenguaje hasta estrategias que involucran el ambiente psicosocial del niño, estrategias que favorezcan el ambiente familiar, de crianza, así como identificar el estrés materno".

Contreras Toledo, expuso que este sistema basado en Cartillas de Promoción , surge a partir de un proyecto de investigación clínico comunitario del Laboratorio de Seguimiento de Neurodesarrollo del INP.

"Este sistema se conforma por dos subsistemas que son: el de vigilancia y promoción, esto a partir de las necesidades que se observan - sobre todo en comunidades de bajos recursos- para un programa de vigilancia que no requiera muchos recursos gubernamentales y físicos , si no que se inserte dentro de los campos que existen como: centros de salud o centros comunitarios, donde lo único que se pide es que haya un personal especializado que atienda a los pequeños", subrayó.

Puntualizó que el en el subsistema de "vigilancia" se pretende evaluar al niño hasta sus dos años de vida en todas sus esferas, tanto en el ámbito social, personal, motor y lenguaje; y así, poder identificar si hay algún riesgo o algún retraso en el desarrollo y poderlo localizar a las diferentes áreas de tratamiento.

Por su parte, en el del promoción se trabaja con cartillas para dar estrategias que realizar en casa de manera cotidiana y promover el desarrollo integral del niño.

"Este programa se ha ido ampliando, se inicia el Instituto Nacional de Pediatría, después se lleva a comunidades en el DF, luego en Atizapan Morelos, San Lorenzo Tezonco, Cuajimalpa, entro otras y se empieza a trabajar sobre ellas. Se observa que son estrategias que favorecen a la mamá. También se han trabajado tesis de licenciaturas y maestrias para identificar el impacto que se ha tenido", explicó la egresada de la UAM.

Finalmente, detalló que el sistema está dirigido a mamá - niño ó cuidador principal - niño, desde recién nacidos a los dos años, y a pesar de que por el momento se encuentran sólo en algunas zonas del país, se espera que en breve sea un sistema que se aplique a todos los niños.

"Estos subsistemas se rigen a través de unas cartillas (Cartillas de Promoción del Desarrollo Integral del Niño) que, a su vez se dividen en tres: de 0 a 6 meses; de 7 a 12 meses; y de 13 a 24 meses; en ellas se describen actividades que los padres y cuidadores pueden realizar en lo cotidiano con los niños para favorecer el desarrollo integral", concluyó. #Familia