Candida albicans representa un grupo de microorganismos tóxicos, un tipo de levadura que habita en la boca, la garganta, los intestinos y el tracto urinario. Normalmente, la microflora de nuestro tracto intestinal está en constante equilibrio con otras bacterias. Pero cuando, por varias razones, las malas bacterias se multiplican, la microflora natural ya no puede controlarlas y los síntomas comienzan aparecer: enfermedades gastrointestinales, vaginitis, herpes, dolor muscular, estomatitis y aftas bucales, infecciones renales, depresión, fatiga, ansiedad y incluso diabetes. Además, las levaduras pueden transformarse en hongos y fijarse en las paredes intestinales, transformándolos en áreas porosas por donde las toxinas pueden entrar en el torrente sanguíneo, debilitando el sistema inmunológico y causando estragos en el organismo.

Las causas más comunes de Candida son la alimentación inadecuada, el sistema inmunológico debilitado, el uso prolongado de antibióticos, esteroides o píldoras anticonceptivas. Es muy importante empezar el tratamiento por que el daño provocado por la levadura Candida albicans empeora con el tiempo, causando graves trastornos del tracto digestivo, colitis úlceras y incluso cáncer de colon.


Para tratar la mayoría de las infecciones por cándida tienes que seguir estos cuatro pasos:

1. Desintoxicación: el tratamiento para Candida debe comenzar con una limpieza interior de todo el cuerpo, especialmente el de colon. Esto significa un consumo adecuado de agua, zumos naturales, frutas y té de hierbas con propiedades antimicrobianas, como el nogal negro, trébol, clavo, lavanda, genciana, ajenjo, hierba de San Juan, manzanilla.

2. La reducción de la población de levaduras: utilizando fitoquímicos y hierbas para los hongos. Los más poderosos y eficientes son el aceite de orégano, el extracto de semilla de pomelo, las píldoras de ajo, el aceite del árbol de té. Es importante utilizar al menos 2 o 3 antimicóticos. La cura debe durar 2 semanas seguido de un descanso de 5 días. Puede repetir este ciclo 14/5 si es necesario, pero es muy importante tener el descanso, para evitar que la levadura desarrolla una resistencia al tratamiento.

3. El consumo de probióticos: debes incluir en tu alimentación bifidus y acidophilus. Estas bacterias amistosas lucharán contra la población de levaduras y reconstruirán las paredes intestinales.

4. Dieta: esto es tal vez el factor clave en la lucha contra la cándida, una bacteria que se alimenta de azúcares y hidratos de carbono simples. No importa qué tan bueno el tratamiento es, nunca será suficiente poderoso para matar las levaduras, si seguimos alimentandoles. Esta dieta exige voluntad y significa la exclusión completa de productos que contienen azúcar, glucosa, fructosa, lactosa, dextrosa. Los lácteos y pastas, los dulces, el gluten, los alimentos fermentados, el alcohol, el vinagre, las frutas dulces y la miel - también están prohibidos.

Incluya en su menu de comidas diarias muchas verduras, yogur que contiene cultivos bacterianos vivos y activos, manzanas ácidas, arroz, huevos, salvado de avena, algas verde (espirulina), bayas, pescado, carne magra. Esta dieta es muy estricta, pero también muy necesaria y debe ser seguido por al menos 3 meses para ver buenos resultados. Una vez que los síntomas desaparecen, se puede ampliar la lista de productos permitidos, pero de forma gradual, para evitar una recaída. #Salud #Medicina