1. Tener náuseas: Una hipótesis es que es un sistema diseñado por la evolución para proteger al embrión a partir de sustancias que podrían dañarlo como microbios o toxinas contenidos en algunos alimentos. Los datos epidemiológicos muestran que las mujeres con náuseas tienen menos probabilidades de sufrir un aborto que los que están bien. 

2. El bebé astronauta. En 1965 apareció por primera vez en la portada de la revista Life un feto de 18 semanas flotando en su bolsa amniótica como un astronauta en el espacio. En tres días, la revista vendió 3 millones de copias. El autor de la foto fue el sueco Lennart Nilsson. 

3. De Sonar a Pixar. El antepasado de la ecografía moderna era sonar, creado a principios del siglo XX para cazar submarinos. El objetivo era escuchar el eco de las ondas sonoras reflejadas desde un cuerpo. El ginecólogo escocés Ian Donald se dio cuenta de que de esta manera se podía observar al feto en el vientre: fue el comienzo de la ecografía. Después de las imágenes en dos dimensiones llegaron a las de tres dimensiones, realizadas gracias a los algoritmos desarrollados originalmente para la película de animación en 3D de Pixar. 

4. Tormenta de hielo. Para estudiar los efectos del estrés en el feto muchos científicos se han centrado en estudiar a mujeres embarazadas que hayan estado sometidas a acontecimientos estresantes como desastres naturales, ataques terroristas... Uno de los estudios consistió en analizar un centenar de mujeres embarazadas durante una tormenta de hielo en Montreal, Canadá, en 1998, dejando a miles de personas aisladas y heladas durante semanas. Los niños nacidos de estas mujeres fueron estudiados durante años y se llegó a la conclusión que pesaron menos al nacer que otros #Niños y que los pequeños sufrieron retrasos en el desarrollo motor y cognitivo.

5. Nada de hombres en el parto. Durante siglos el nacimiento era exclusivo para las mujeres. En el siglo XVI el Dr. Veit Hamburgo fue quemado vivo por haber asistido a un parto disfrazado como partera. Y no fue hasta el siglo XVII que se pudieron ver los primeros obstetras asistiendo partos en Francia. 

6. Presencia del padre. Robert Bradley, médico de EE.UU. había asistido a cientos de partos y en todos ellos se sedaba muy fuerte a las madres. Quería experimentar lo que pasaría si los maridos o parejas podían estar al lado de las mujeres en el parto animando a la mujer a que faltaba poco y que lo hacía muy bien para no tener que sedarlas tanto. De acuerdo con un estudio publicado por Bradley en 1962 la presencia de los padres disminuyó dramáticamente el uso de drogas.

7. Prueba de embarazo. La primera prueba para detectar un embarazo se hizo con ratones, ranas y conejos. La orina de las mujeres se inyectaba bajo la piel de los animales y si había embarazo los animales se ponían en celo.

8. Escuela de obstetricia.  En 1708 en Bolonia, el cirujano Giovanni Antonio Galli abrió en su casa una escuela para asistir en un parto. También creó un huevo de cristal del tamaño del útero al final del embarazo que contenía un muñeco de trapo para que los estudiantes practicaran y fueran incluso capaces de extraer el feto con los ojos vendados. #Salud